Jonathan Herrera y Alan Velasco marcaron para el Rojo

Bajo un aguacero y con Sosa como figura, Independiente empató con Bahía y lidera su grupo en la Copa Sudamericana

El arquero uruguayo atajó un penal. Jonathan Herrera y Alan Velasco marcaron para el Rojo, mientras que Thaciano y Luiz Otávio igualaron para los brasileños. El plantel argentino había quedado varado en el aeropuerto en la previa. Además, jugó sin DT (dirigió el entrenador de arqueros) y con una delegación reducida

En medio de una situación confusa y escandalosa, Independiente empató 2-2 a Bahía de Brasil en el Estadio Roberto Santos de San Salvador de Bahía por la tercera fecha del Grupo B de la Copa Sudamericana, donde es líder. El punto que se llevó de Brasil fue en gran medida por la actuación de su arquero, Sebastián Sosa.

El partido comenzó a jugarse bajo una fuerte lluvia. Al minuto los locales tuvieron la primera que obligó a la tapada del uruguayo Sosa. Bahía tuvo una mayor tenencia de la pelota en el primer cuarto de hora, aunque luego el equipo visitante empezó a posicionarse en el campo rival. A los 27, Lucas Romero tuvo una clara para con un remate de media distancia que se fue cerca del travesaño.

Seis minutos más tarde, Sosa volvió a intervenir y a ser clave para evitar la ventaja de los brasileños al taparle un remate a Gilberto, a quien volvió a ahogarle el grito más tarde en un disparo cruzado.

El marcador se abrió a los 41 minutos, cuando Alan Velasco generó una falta en el área y el árbitro sancionó penal. Jonathan Herrera fue el encargado de rematar desde los doce pasos y abrió el marcador a favor del Rojo. El atacante llegó a cinco tantos en la competición y está arriba en la tabla de goleadores del certamen.

En el segundo tiempo la lluvia siguió y la cancha se complicó porque se tornó muy pesada y la pelota no rodaba con normalidad en varios sectores debido a los charcos. En el amanecer del complemento Independiente tomó la iniciativa y fue a los cinco minutos cuando Braian Martínez fue derribado en el área y Roberto Tobar volvió a marcar la pena máxima. Fue el turno de Velasco, quien capitalizó el 2-0.

Cuando parecía todo controlado por el conjunto de Avellaneda, Bahía fue a buscar el descuento y lo encontró a los 12 minutos, luego de un tiro desde afuera del área de Rodriguinho que llegó a tocar Sosa, luego pegó en el palo y el rebote le quedó a Thaciano, que sí pudo vencer al arquero de Independiente. Ocho minutos más tarde, con los locales volcados completamente en ataque, llegó la igualdad a la salida de un tiro de esquina gracias a un cabezazo de Luiz Otávio.

Sobre el final, Sosa le cometió penal a Douglas, pero el arquero charrúa se ocupó de ser el héroe de la noche brasileña y le atajó el tiro a Gilberto, que pateó débil y poco esquinado.

De esta manera, el cotejo terminó igualado e Independiente se llevó un punto de oro que le permite mantener la punta de su grupo en la Copa Sudamericana. Suma siete unidades y tiene dos más que Bahía. Esto es clave ya que sólo avanzarán a los octavos de final los ganadores de cada zona. El próximo partido del Rojo por esta competición será el martes 11 de visitante contra Montevideo City Torque.

El resultado también tuvo un sabor a victoria para el equipo de Avellaneda por todo lo que pasó en la noche del lunes cuando el plantel quedó varado siete horas en el aeropuerto local. Cabe recordar que las autoridades sanitarias no dejaron ingresar a distintos jugadores e integrantes de la delegación que dieron positivo en los testeos de COVID-19, a pesar de haber presentado previamente ante Conmebol los estudios necesarios para evitar esta situación. Luego dejaron marcharse al hotel a aquellos cuyos chequeos dieron negativo.

Tras este escenario, los futbolistas Renzo Bacchia, Gonzalo Asís, Thomas Ortega, Juan Manuel Insaurralde, Adrián Arregui, Pablo Hernández, Lucas González y Nicolás Messiniti debieron permanecer en una sala del aeropuerto a la espera de retornar a Argentina. A ellos se les unió Pedro Damián Monzón, segundo ayudante de campo y quien iba a ser el entrenador principal ante la imposibilidad de viajar para Julio César Falcioni por un problema personal.

Omar Píccoli, quien venía reemplazando al Emperador, no viajó porque está aislado tras dar positivo de COVID-19. De este modo, al equipo lo comanda César Velázquez, quien tiene el rol de entrenador de arqueros en la plantilla y debió prescindir de ocho futbolistas. Después de toda esta odisea, Independiente pudo llevarse un punto en un partido muy luchado, en una cancha difícil por la fuerte lluvia y con un penal atajado de Sosa, que fue clave para que el Rojo siga arriba en su grupo.(infobae.com)

Deja una respuesta