Diario de Deseado

Diario de Deseado

Email: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Cristina Kirchner junto a Alberto Fernández (Photo by RONALDO SCHEMIDT / AFP)

Cristina Kirchner recibió a Alberto Fernández en su departamento de Recoleta

 

Alberto Fernández y su compañera de fórmula Cristina Kirchner se reunieron en el departamento que tiene la ex jefa de Estado en el barrio porteño de Recoleta. En la reunión también estuvo el diputado nacional Máximo Kirchner. Tras finalizar el encuentro, el presidente electo confirmó que “el Gabinete está básicamente definido”. También hablaron sobre la coordinación en el Congreso y el período de transición.

Pasadas las 18:30, Fernández ingresó al edificio para reencontrarse con la ex presidente, quien regresó de Cuba en las últimas horas luego de visitar a su hija.

En el encuentro hablaron sobre la estrategia parlamentaria, la ampliación del Gabinete, el futuro presupuesto y el esquema de bloques en las dos cámaras del Congreso. La intención es lograr un solo bloque en la Cámara baja, donde hoy existen diferencias entre el kirchnerismo y el peronismo del interior.

“Somos amigos, hacía dos semanas que no la veía a Cristina, aprovechamos a charlar de todo", expresó Fernández tras finalizar la reunión. Si bien no brindó detalles de lo conversado, agregó que charlaron de “cuestiones personales” y “cómo está el país”.

Las reuniones y consultas entre los dos principales dirigentes del Frente de Todos son la antesala de la confirmación del equipo que acompañará al presidente electo en su gestión. “El Gabinete básicamente está”, declaró Fernández sin ahondar en los nombres elegidos para los distintos ministerios. Felipe Solá (Cancillería), Santiago Cafiero (posible jefe de Gabinete) y María Eugenia Bielsa (Vivienda y Hábitat) aparecen como números puestos en el próximo gobierno.

 
Alberto Fernández se encuentra en pleno armado de su gabinete (REUTERS/Mariana Grief)
Alberto Fernández se encuentra en pleno armado de su gabinete (REUTERS/Mariana Grief)

Entre los temas pendientes que tienen en vilo a la fórmula presidencial también está la resolución del equipo ministerial de Axel Kicillof en la provincia de Buenos Aires: cerca del ex ministro de Economía aseguran que el próximo gobernador es quien elige a sus colaboradores pero consulta y espera la aprobación de Cristina Kirchner, su jefa política.

Fernández, en cambio, tiene mayores niveles de autonomía pero también le reconoce peso específico a la palabra de quien en definitiva lo ungió como candidato presidencial y le transfirió su capital político para ganar las elecciones.

 
La ex presidenta volvió de Cuba en las últimas horas luego de visitar a su hija Florencia (Télam)
La ex presidenta volvió de Cuba en las últimas horas luego de visitar a su hija Florencia (Télam)

Hay otros temas que también se definirán en los próximos días en esas reuniones, como el organigrama ministerial (por ejemplo, si Vivienda, Transporte, Obras Públicas y Producción serán ministerios o secretarías), y quiénes serán los presidentes de los interbloques del Frente de Todos en el Senado y en Diputados.(Fuente: infobae.com)

 

TE PUEDE INTERESAR

 

Diego acumula ocho partidos en el banco de Gimnasia, donde generó una verdadera revolución (Foto: ALEJANDRO PAGNI / AFP)

Bomba en La Plata: Diego Maradona, a un paso de irse de Gimnasia

 

La noticia sacude a media ciudad de La Plata: Diego Maradona está a un paso de irse de Gimnasia y Esgrima. Este fin de semana sin fútbol lo analizó profundamente en su casa de Bella Vista, con sus íntimos. Y, excepto que logren convencerlo, tiene tomada la decisión de renunciar. El motivo: político. Gabriel Pellegrino, actual presidente del Lobo, no se presentará en las elección de autoridades del club pautada para el próximo sábado 23 de noviembre. Es más, tampoco habrá lista del oficialismo. Y, por una cuestión de lealtad con la persona que le devolvió la posibilidad de dirigir en la Argentina tras 9 años, quiere dar un paso al costado.

Parece cosa juzgada para el astro, de 59 años. Este lunes tiene previsto dar a conocer la determinación públicamente. Hay dos posibles movimientos en su horizonte: que dé un paso al costado ahora o que conduzca al equipo hasta fin de año. Le quedan tres partidos antes del receso de fin de año; es decir, ante Arsenal, Banfield y Central Córdoba de Santiago del Estero. Dos en el Bosque, uno en el estadio Florencio Sola.

Son dos las listas que presentaron los avales de cara a las elecciones. Una es Gimnasia Grande, que cuenta como candidato a Mariano Cowen. La otra es Convergencia Gimnasista, cuya nómina es encabezada por Salvador Robustelli. En esta última aparecería como primer vocal Hugo Barros Schelotto, padre de los mellizos Guillermo y Gustavo, de buena relación con Diego. ¿Se puede abrir allí una ventana?

Antes del triunfo del Tripero ante Aldosivi en Mar del Plata, el propio Maradona había advertido que quería seguir contando con Pellegrino como respaldo para continuar con su gestión. “Estoy muy bien, estoy para seguir. Hablé con el presidente y quiero seguir un año más haciendo un equipo competitivo. Sigo si el presidente continúa", subrayó, más allá de que luego matizó sus palabras: “Le prometí al presidente que a mí me va a tener que echar porque yo de Estancia Chica no me voy, me va a tener que sacar la Gendarmería. Y me dijo que me va a mejorar el equipo porque quiere estar bien para el campeonato siguiente. Pase lo que pase yo del Lobo no me voy”.

 

Pero el contexto político aceleró los tiempos. Lo que sonó a “pedido especial” pasó a ser condición. Maradona es tajante en este tipo de cuestiones. Sucedió en Newell’s, club al que había llegado de la mano del Indio Solari. Cuando se alejó de la Lepra, abandonó intempestivamente el club. Una coyuntura parecida a la de su adiós al buzo de Racing: apoyó la reelección de Juan De Stéfano, el directivo que lo fue a buscar. Cuando perdió la conducción de la institución, se abrió y justificó: “Soy un hombre de palabra”. Lo mismo ocurrió en su etapa como entrenador de la Selección: tras el Mundial de Sudáfrica, Julio Grondona, entonces presidente de la Asociación del Fútbol Argentino, le ofreció renovar el vínculo, pero sin su ayudante Alejandro Mancuso. Y se negó; aun estando la Albiceleste de por medio.

¿Hay posibilidades de que revea su decisión? Las chances parecen ser pocas. Tal vez, la solicitud del propio Pellegrino, tendiendo un puente con las agrupaciones políticas que se presenten en las elecciones, en un gesto de unanimidad con su gestión. O que los futbolistas, con los que generó un vínculo muy cercano, lo convenzan. En el mundo Maradona todo es posible, suele decirse. Pero el panorama es sombrío en cuanto a su continuidad

 

El ciclo Diego comenzó su era en Gimnasia el 15 de septiembre de 2019, con la derrota 2-1 ante Racing en el estadio José Carmelo Zerillo. Hasta el momento, junto al cuerpo técnico que también componen Sebastián Méndez y Adrián González, dirigió ocho partidos, con tres victorias (contra Godoy Cruz, Newell’s y Aldosivi; todas en condición de visitante) y cinco derrotas.

El amor con Maradona le reportó un envión anímico y económico a Gimnasia, más allá de que no consiguió salir del fondo de la tabla de promedios (está a 11 puntos de Rosario Central, el último equipo que se encuentra fuera de la zona de descenso). Sponsors, una catarata de nuevos socios y la promoción de jóvenes valores de la cantera (como José Paradela o Matías Miranda) que le insuflaron esperanza a los fanáticos del Lobo. Pero la relación puede terminar de forma sorpresiva y abrupta. ¿Habrá espacio para un final feliz?

EL COMUNICADO DEL OFICIALISMO CONFIRMANDO QUE PELLEGRINO NO SE PRESENTARÁ

A los socios de Gimnasia: Lo dijimos. Era el momento de construir un gran movimiento de unidad. Así nació, en esta gestión, un espacio de debate permanente donde se expuso la voluntad de avanzar en varias políticas de estado. Esa voluntad de lograr el consenso general, aún con marchas y contramarchas, era inquebrantable, por convicción de los participantes y por el pedido de los socios en general. Creíamos y seguimos creyendo que la unidad era el único camino.

A cada reunión que asistimos, nos dijeron “el límite es Pellegrino”. ¡Lo entendimos! No queremos confrontar con ninguno de los muchos socios que van a competir en estas elecciones, y por eso decidimos apartarnos de este escenario repleto de ambiciones personales. (Fuente: infobae.com)

 

RE PUEDE INTERESAR

 

Evo Morales, ex presidente de Bolivia. EFE/José Méndez

Referentes de varios sectores convocaron a un acto en rechazo al nuevo gobierno de Bolivia y en apoyo al ex presidente

 

Militantes de diferentes organizaciones sociales, sindicatos, movimientos de derechos humanos, partidos de izquierda y miembros de la comunidad boliviana viviendo en la Argentina realizarán un acto este lunes a la Plaza de Mayo para protestar en contra del nuevo gobierno de Bolivia y en apoyo de Evo Morales.

La mayor parte de los manifestantes se concentrará a partir de las 14:00 en la intersección de Avenida de Mayo y 9 de Julio para luego marchar "contra el racismo, el fascismo y en defensa de la democracia, la igualdad y la paz en Latinoamérica”.

Como consecuencia de estas movilizaciones, se prevén complicaciones en el tránsito en diferentes zonas del centro porteño durante la mañana y las primeras horas de la tarde del lunes.

 

El acto está convocado principalmente por las dos CTA y la Corriente Federal de los Trabajadores, y contará con la presencia de la cantante Teresa Parodi, quien fue ministra de Cultura durante el gobierno de Cristina Kirchner; el grupo de rock Arbolito; artistas bolivianos; diputados y dirigentes gremiales, sociales, culturales y políticos, entre otros.

 
 
Pablo Micheli (izquierda) y Hugo Yasky (derecha), quienes organizan el acto en apoyo a Evo Morales
Pablo Micheli (izquierda) y Hugo Yasky (derecha), quienes organizan el acto en apoyo a Evo Morales
 

La protesta es organizada por el denominado “Comité contra el golpe de Estado en Bolivia”, el cual fue creado durante una reunión que se hizo en la sede de la CTA de los Trabajadores, que conduce Hugo Yasky y que ubicada en la calle Piedras, de la que también participó el secretario general de la otra corriente de la central sindical, Pablo Micheli.

 

En aquel encuentro estuvieron, además, el dirigente del gremio de Canillitas Omar Plaini y la integrante de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora Taty Almeida, entre otros.

Este comité se fundó en apoyo a Evo Morales, quien días atrás renunció a la presidencia de su país en el marco de varias protestas en su contra por los cuestionados resultados de las elecciones en las que se proclamó para un cuarto mandato.

Por otra parte, las agrupaciones también contemplan organizar “una acción de auxilio los compañeros bolivianos que vengan a la Argentina escapando de la represión” del gobierno de Jeanine Áñez, quien asumió al frente del Ejecutivo en ese país de manera interina.

Por su parte, los militantes de los partidos de izquierda se concentrarán ese mismo lunes en el cruce de la calle Salta y Avenida de Mayo, desde las 13:45, para marchar también a Plaza de Mayo acompañados por los representantes de Encuentro Memoria Verdad y Justicia (EMVyJ), que agrupa a diferentes organizaciones de derechos humanos.

Este sector se movilizará en “apoyo a la resistencia del pueblo en las calles”, para exigir la renuncia del presidente chileno, Sebastián Piñera, en “solidaridad con las luchas populares de América Latina” y en rechazo al Fondo Monetario Internacional (FMI) y al imperialismo.

Varios integrantes del kirchnerismo confirmaron su asistencia al acto, entre ellos los diputados Andrés “Cuervo” Larroque, Victoria Donda y Leopoldo Moreau, la referente de La Cámpora Paula Penacca, y la intendenta electa de Quilmes por el Frente de Todos, Mayra Mendoza, entre otros. (Fuente: infobae.com)

 

TE PUEDE INTERESAR

 

Germán Garavano y Juan Bautista Mahiques en la asunción de este último como jefe de la Fiscalía de la Ciudad (Foto: Maximiliano Luna)

La mayoría de los dirigentes que la conforman volverán a la actividad privada. El rol de Juan Bautista Mahiques y el juicio por YPF

 

Con excepción de Juan Bautista Mahiques y de Pablo Clusellas, que espera por un lugar en la Auditoría de la Ciudad, un expreso pedido de Mauricio Macri a Horacio Rodríguez Larreta, el resto de los integrantes de la mesa judicial del Gobierno que suele reunirse cada quince días en Casa Rosada planean volver a la actividad privada.

Clusellas, Mahiques, Germán Garavano, José Torello y el procurador Bernardo Saravia Frías, los cinco miembros formales de ese ámbito que diseñó la política judicial de la actual administración, influyó en la designación de jueces y aconsejó a Macri en materia jurídica, empezarán a despedirse esta semana, después del encuentro que tienen pautado para mañana.

El ministro de Justicia volvió a activar en las últimas semanas el estudio jurídico que su socio mantuvo abierto durante estos años. “Germán pretende seguir siendo un vocero judicial, desde el llano, pero cerca del espacio", explicaron a este medio allegados a Garavano, uno de los pocos funcionarios que se mantuvo al frente de su ministerio desde que fue designado por Macri, en diciembre del 2015.

Sobrevivió, incluso, a la intensa presión que ejerció desde mediados del año pasado Elisa Carrió, la líder de la Coalición Cívica que llegó a pedir su juicio político en el Congreso por el supuesto rol que ejerció el ministro en torno a la causa de encubrimiento del atentado a la AMIA.

 

El Presidente respaldó al funcionario, al que había elegido para encabezar el ministerio en medio de las presiones de las diversas líneas internas del rubro judicial del macrismo.

 
José Torello y Pablo Clusellas junto al ministro Guillermo Dietrich y Fernando de Andreis
José Torello y Pablo Clusellas junto al ministro Guillermo Dietrich y Fernando de Andreis

La mesa judicial del Gobierno avaló las ternas de cientos de funcionarios judiciales y, por ejemplo, discutió la interacción con la Corte Suprema, compleja en estos años. Después se discutía en otra mesa de la que participó Marcos Peña, jefe de ministros. Y contaba, en ocasiones, con la participación del propio Macri.

A diferencia de Garavano, Mahiques, que fue el secretario de Justicia hasta hace pocos días y el representante del Poder Ejecutivo en el Consejo de la Magistratura, un sillón clave en el nombramiento de jueces, seguirá en la función pública: recientemente asumió como jefe de la Fiscalía federal de la Ciudad en un acto que sorprendió, según fuentes oficiales, hasta al propio Macri por su convocatoria.

Mahiques va a trabajar cerca de Rodríguez Larreta. Pero tendrá doble rol: Macri le pidió que después del 10 de diciembre siga de cerca algunos de los asuntos personales que pueden comprometerlo en los tribunales de Comodoro Py. Mahiques, de familia judicial, se dedicó en estos años a trabar y a aceitar vínculos. Habla cada tanto con Alejandro Pérez Chada, el penalista del Presidente al que Macri conoció por sugerencia de Pedro Pompilio, ex directivo de Boca Juniors. Aunque los lazos de Mahiques con la Justicia son mucho más sólidos que los de Pérez Chada.

El jefe de la Fiscalía porteña mantiene, por caso, una buena relación con Daniel Angelici, el presidente de Boca que se dedica a cuestiones muy puntuales del jefe de Estado.

Como Angelici, Fabián “Pepín” Rodríguez Simón, asesor externo de Macri -enfrentado al presidente xeneize-, no integra la mesa judicial. No le hace falta: al diputado del Parlasur, que debe definir si sigue o no en ese cuerpo si se prorrogan los mandatos, se lo sindica como ideólogo de algunas resoluciones polémicas, como el nombramiento de los jueces de la Corte Suprema en comisión al inicio del mandato.

Rodríguez Simón planea renunciar al directorio de YPF a partir del 10 de diciembre y reinsertarse en la actividad privada: podría recalar en Londres o en Madrid, donde ya trabajó y conversa vínculos. Y asesorar, como lo hizo con Macri, a Rodríguez Larreta, que ya incorporó a Gustavo Ferrari como colaborador externo.

“Pepín” es un aliado interno de Torello -cuando va a Casa Rosada usa sus oficinas del primer piso-, que este fin de semana jugó golf con el Presidente en Córdoba. Amigo de adolescencia, Torello seguirá cerca de Macri después del 10 de diciembre, aunque más volcado a los negocios agropecuario, inmobiliario y de seguros que siguió en estos años a través de sus socios. “Cumplió su ciclo", aseguran cerca del jefe de Asesores, que durante los casi cuatro años de gestión fue mirado con desconfianza por la familia judicial.

 
El procurador Bernardo Saravia Frías
El procurador Bernardo Saravia Frías

Torello y Macri están convencidos de que el 40% de los votos que obtuvo el Presidente en octubre lo puede proteger ante cualquier embestida judicial cuando deje el poder. “Los jueces se asustaron”, se entusiasman. Está por verse.

El jefe de Asesores se retira a la actividad privada pero seguirá como apoderado del PRO, en el manejo de las finanzas partidarias. No tiene relaciones con los equipos de Justicia del Frente de Todos. Con Marcela Losardo, jurista que integra los equipos de Alberto Fernández, explicaron a su lado, solo se la cruzó en un par de eventos sociales.

En el caso de Saravia Frías, que había empezado a tomarle el gusto al rubro judicial, tiene pensado en principio volver a las oficinas que compartía antes de entrar a la función pública con su hermano, especialista en derecho minero. El procurador del Tesoro se especializa en bancos y empresas.

Saravia Frías se abocó en los últimos tiempos en especial al juicio por la reestatización YPF -el más importante que enfrenta el país- que se tramita en los Estados Unidos.

Enero es una fecha clave para ese litigio, que podría ascender a los 6.000 millones de dólares, en el despacho de la jueza Loretta Preska, de Nueva York. El procurador, miembro de la mesa judicial que empieza a desarmarse, aún no empezó la transición con nadie. (Fuente: infobae.com)

 

TE PUEDE INTERESAR

 

Tendrán la responsabilidad institucional de negociar con Cambiemos un cronograma parlamentario que permita a Alberto Fernández disponer de ciertas leyes clave para sus primeros 100 días de gobierno

 

Alberto Fernández pensaba construir su gabinete nacional con una regla política tácita: no designaría como ministro a ningún exministro de Cristina Fernández de Kirchner. Sin embargo, el pragmatismo genético del peronismo ya ejecutó su primera excepción al imperativo categórico del presidente electo: es muy probable que Agustín Rossi, exministro de Defensa de Cristina Fernández, jure el 10 de diciembre como ministro de Defensa de Alberto Fernández. La excepción a la norma tácita tiene nombre y apellido: Máximo Kirchner.

Rossi es aún jefe de bloque en Diputados y aspiraba a mantener ese espacio de poder. Pero Máximo Kirchner pretende el liderazgo de la bancada oficialistas en la Cámara baja, y reclamó esa palanca legislativa que concede juego propio y exhibe la verdadera correlación de fuerzas en el Frente de Todos.

Fernández tomó un café con Rossi para plantear este dilema de poder. Y Rossi que es un cuadro político sabe que no se le puede decir que no a un presidente, aunque todavía no haya asumido en el Salón Blanco de la Casa Rosada. Entonces, si no hay cambios de último momento, Rossi jurará ministro de Defensa y Máximo Kirchner será el jefe de bloque más joven en la historia de la democracia: sucede a José Luis Manzano, que llegó a ese cargo por decisión de Carlos Menem.

 
 
Alberto Fernández y Máximo Kirchner
Alberto Fernández y Máximo Kirchner
 

Máximo Kirchner hará tándem político con Sergio Massa, que será presidente de la Cámara Baja. Massa tienen muy buena relación personal con Cristian Ritondo, próximo jefe de banca del PRO en Diputados, y su intención es acordar una agenda parlamentaria que satisfaga por igual al oficialismo y la oposición.

 

Se trata de repartir las tareas y que cada uno cumpla su rol institucional y proyecte sus ambiciones políticas hacia adelante. Fernández necesita que el bloque este ordenado (Máximo), que la oposición no trabe su estrategia legislativa (Massa) y que ambos actúen en armonía hasta que se acerque el 2023:

 

Máximo y Massa quieren suceder a Fernández y el peso político de ese sueño gravita sobre las relaciones partidarias que interactúan en el mismo escenario de poder.

Fernández tendrá una ventaja respecto a Macri en Diputados. El presidente electo tiene excelente relación con Massa y Kirchner, un hecho político y personal que el actual presidente no detenta. Emilio Monzó, titular de la Cámara Baja, y Nicolás Massot, jefe del bloque oficialista, estaban fríos con Macri y ese clima no contribuye en la ecuación de sumar para una votación que está reñida.

 
Sergio Massa, Emilio Monzó, Nicolás Massot y Marco Lavagna en una tertulia en la Cámara Baja
Sergio Massa, Emilio Monzó, Nicolás Massot y Marco Lavagna en una tertulia en la Cámara Baja

Massa conoce los secretos del quid pro quo (el toma y daca peronista), y la Cámara Baja posee suficientes recursos administrativos para aceitar una maquinaria parlamentaria que inicia de cero: el oficialismo será oposición y la oposición oficialista, en un tiempo de incertidumbre y múltiples jugadas en tiempo real.

La legitimidad del triunfo electoral facilitará la gestión de la agenda parlamentaria de Fernández. Y ya se exhibe un ánimo de cooperación en Cambiemos para que los proyectos del Poder Ejecutivo fluyan en los dos recintos legislativos. Sin embargo, no habrá cheque en blanco de Macri como líder de la oposición al Frente de Todos.

Los bloques opositores en Diputados y el Senado apoyaran el Presupuesto Nacional 2020, la ley de Góndola y la ampliación del Gabinete Nacional, así como los ascensos militares, la promoción de los diplomáticos de carrera y la designación de los denominados embajadores políticos.

Pero Macri no avala que el Parlamento se transforme en una escribanía del presidente Fernández. Y por eso ya descartó que se vote a libro cerrado ciertos proyectos que otorgan muchísima margen de maniobra al Poder Ejecutivo y entierran precisas facultades que la Constitución Nacional concedió al Poder Legislativo.

En este contexto, Fernández y su troika parlamentaria -Fernández de Kirchner, Máximo y Massa- deberán extremar su capacidad de negociación cuando se debata una eventual la ley de Emergencia Económica, un peculiar instrumento jurídico que permite extrema flexibilidad política para mover desde el Poder Ejecutivo asignaciones presupuestarias que sólo se podría hacer a través de una ley.

 
Alberto Fernández, Cristina Fernández de Kirchner y Sergio Massa
Alberto Fernández, Cristina Fernández de Kirchner y Sergio Massa

Cuando jure el próximo 10 de diciembre, Cristina será récord político en la democracia argentina. En 36 habrá sido diputada nacional, senadora nacional, Presidente de las Nación por ocho años, Vicepresidente de la Nación y en consecuencia titular de la Cámara de Senadores. Ningún político, desde Raúl Alfonsín, ocupó todos estos espacios de poder.

A diferencia de Máximo y Massa, Cristina no podrá articular la agenda parlamentaria de Fernández con un bloque unificado. Si todo continúan como hasta ahora, en Senadores habrá dos bloques peronistas: uno leal al kirchnerismo, y otro que responderá a las intenciones y necesidades políticas de los gobernadores justicialistas.

Un puñado de gobernadores peronistas aún recuerdan cómo CFK administraba las partidas coparticipables desde Balcarce 50, y no desean que sus senadores nacionales terminen en una sola bancada liderada por Anabel Fernández Sagasti u Oscar Parrilli, dos legisladores que responden a las órdenes directas de la futura vicepresidente.

La resistencia a una eventual unificación fue tan intensa que, en principio, el presidente electo dio por perdida esta batalla interna. Entonces habrá dos bloques, que coordinaran políticas en general, pero que se diferenciaran al momento de empujar proyectos asignados a determinadas provincias. Todos jugaran al lado de Fernández, y cada uno mantendrá sus alineamientos partidarios: 17 o 18 senadores junto a Cristina, y otros tanto con la liga de gobernadores que encabeza Juan Manzur.

 
Cristina Kirchner, vicepresidente electa
Cristina Kirchner, vicepresidente electa

Cristina llegará al Senado y tiene previsto designar a Carlos Zannini como secretario administrativo de la Cámara Alta. Zannini fue secretario Legal y Técnico de Fernández de Kirchner y después estuvo preso por su presunta participación en el encubrimiento de los terroristas que atacaron a la AMIA.

Junto a Zannini llegará Carlos Parrilli, que fue elegido senador por la provincia de Neuquén. Parrilli fue secretario general de la Presidencia y jefe de los espías civiles en la AFI, antes de ocuparse del Instituto Patria.

Desde el próximo 10 de diciembre, en la Cámara Alta, Cristina repetirá un esquema de poder que sirvió en sus ocho años de mandato presidencial: tendrá muy cerca a Zannini y a Parrilli, que podría ser designado Presidente Provisional del Senado, ocupando el segundo lugar en la sucesión presidencial. Detrás de CFK.(Fuente: infobae.com)

 

TE PUEDE INTERESAR

 

AXEL KICILLOF | FOTO:CEDOC.

Ella lo impuso como candidato ante Alberto. El gobernador la llama "presidenta". Cómo nació la relación entre ellos.

 

s el 16 de diciembre de 2017 y la ciudad de Buenos Aires combina el calor de fin de año con una lluvia molesta y pesada. Alberto Fernández aparece entre el aguacero, entra derecho al despacho de CFK en el Instituto Patria, para sorpresa de todos los presentes, y vuelve a hablar cara a cara con ella después de nueve años de enemistad y acusaciones cruzadas. Es la reconciliación entre ambos. Y en medio de ella, Cristina le hace un pedido especial al futuro presidente.

“Alberto, tenés que conocer en serio a Axel. No es lo que pensás”, le dice a Alberto, que ha descalificado en público y en privado a Kicillof durante años. Es una oferta que el próximo mandatario no pudo rechazar.

La escena en la que se empezó a gestar el nacimiento de la fórmula que el 27 de octubre se alzó con el triunfo, marca el lugar que ocupa el ex ministro de Economía en la mente de CFK. Para la ex presidenta, Kicillof es una persona tan crucial que en el reencuentro mismo con Alberto se lo planteó. No parece un tema negociable. Fernández, hábil de reflejos, dice que hoy ya lo adoptó como propio: hablan casi todos los días y se consultan los temas delicados, en especial los del área de expertise del futuro gobernador. Incluso Kicillof aguarda a que Alberto defina su Gabinete –algo que prometió hacer para la semana del 20 de noviembre– para terminar de delinear el suyo. Pero ambos tienen algo en claro: Axel es soldado de Cristina.

Presidenta. La noche del 27 de octubre, cuando Kicillof abrió la secuencia de discursos triunfalistas en el búnker del Frente de Todos, llamó a Cristina Kirchner “presidenta”, con Alberto Fernández al lado. “Hay mucha alegría, presidenta”, le dijo entre risas a CFK, casi olvidando que tenía un micrófono en la mano y la mirada de todo el pueblo argentino encima.
Para algunos se trató de un “furcio”. Pero quienes conocen a Kicillof no se sorprendieron. Una persona de su equipo confirma a NOTICIAS: “Axel siempre la trata de usted y cuando Cristina lo llama por teléfono se le escucha decir siempre ‘presidenta’”.

El diálogo con “la jefa” es diario. Se llaman y chatean todos los días en una conversación constante que toca todos los temas políticos y económicos de coyuntura. La economía mundial es uno de sus tópicos predilectos y al que en los últimos días le sumaron las situaciones de Chile y Brasil. El armado del Gabinete es otro de los temas que Kicillof consulta con CFK.

 

Axel Kicillof

“Tienen un vínculo personal de mucha confianza, un vínculo político muy fuerte y el consejo político de Cristina es permanente”, explican alrededor del economista. La buena relación que cultivaron desde que Kicillof se sumó al gobierno K en 2011 (como secretario de Política Económica y Planificación del Desarrollo) dio su mayor fruto este año, cuando Cristina lo eligió como candidato a gobernador de Buenos Aires y lo siguió de cerca durante toda la campaña, como una madre que acompaña a su hijo (político). Quien los presentó fue Eduardo “Wado” De Pedro, a quien conocía de la etapa de militancia universitaria. Amigos son los amigos: al cierre de esta edición, Gerónimo Ustarroz, primo de “Wado”, y asesor suyo en el Consejo de la Magistratura, se perfilaba para ser el ministro de Justicia de la Provincia.

En agosto, cuando la ex presidenta fue al acto de cierre de campaña de las PASO en Merlo, quienes estuvieron en bambalinas la recuerdan sonriente, dispuesta a las selfies con los integrantes del equipo de Kicillof. Y en octubre pidió estar en el cierre del candidato en La Plata, donde le expresó públicamente su confianza y le encomendó tomar “la posta de una dirigencia que lleva muchos años debatiendo, discutiendo, participando y también peleando”. Le habló como a su heredero. Tiene sentido: CFK no solo le advirtió a Alberto sobre Kicillof a fines de 2017, sino que intercedió para que el ex ministro fuera el candidato.

Fue una sorpresa para varios, sobre todo para Fernández y para Máximo Kirchner, quienes ya habían sondeado a Sergio Massa para que él fuera el postulante contra Vidal. El hijo de la ex presidenta, incluso, pensaba en Martín Insaurralde como opción B. Pero Cristina aprovechó las dudas del tigrense y designó a dedo a su protegido. No hay que confundirse: la apuesta de CFK no es solo para impulsar a uno de sus preferidos, sino para asegurarse conservar su caudal de poder en la provincia más importante del país, en contraste con lo que está pasando con el entorno de Alberto, al que se están sumando figuras que tuvieron grandes diferencias con ella, como Vilma Ibarra, Juan Manzur o Gustavo Béliz.

 

La defensa a capa y espada que ejerce Cristina cada vez que habla de Kicillof no es nueva. En 2015, cuando el diario Clarín tituló en su tapa que el entonces ministro de Economía ganaba un sueldo de $ 400 mil como director de YPF, ella se definió “indignada” y le dedicó varios minutos de un discurso en Río Negro (con Miguel Ángel Pichetto a su derecha) para desmentir las acusaciones. “Hasta que el doctor Axel Kicillof salió a desmentir esa infamia, había cadena nacional en la radio y la televisión mintiendo, mintiendo y mintiendo”, dijo Cristina sobre su ministro favorito. Y cerró: “Lo atacan porque no lo pueden comprar”.

Desde los años en que compartieron gestión, es común verlos sobre algún escenario hablándose al oído, mirándose embelesados mientras el otro lleva adelante su discurso y riendo juntos. El 20 de noviembre de 2013, cuando la entonces mandataria le tomó juramento como ministro de Economía, se trabó al leer el breve discurso de protocolo y pronunció “Kichillof” su apellido. A esa forma de nombrar a su ministro sin corbata Cristina la mantuvo durante años. Pero también lo llamó “chiquito” durante una cadena nacional, un año después de sumarlo al Gabinete. “Ha sido duro, por ahí hasta en lo personal sobre todo a partir del año 2007, 2008, donde libramos batallas muy importantes y además de soportar ocho… ¿dónde está el ministro de Economía? Vení para acá, vení, chiquito”, lo llamó CFK, mientras el resto de los ministros aplaudía el curioso reto.

Axel Kicillof

Ese trato familiar volvió a verse durante la última campaña, en la que Kicillof también acompañó a la candidata a vicepresidenta durante las presentaciones de su libro “Sinceramente” y aprovechó cada acto compartido para cubrirla de elogios. Algunos de esos discursos despertaron la risa de Fernández: “Quiero agradecerle a Cristina por la confianza que me tiene explotado (sic) y lo generosa que es conmigo, pero creo que es con todos los argentinos, porque demostró Cristina, con una brevedad envidiable, cómo se puede priorizar lo colectivo a lo individual”, le dijo en uno de esos encuentros. “Escribió historia Cristina”, remarcó Kicillof y casi como si se olvidara de alguien agregó: “Y le quiero agradecer también a Alberto porque en estos meses fuimos construyendo una relación que para mí era como una especie de reencuentro”.

Dilemas. “Lo que más importa para la gestión de un gobernador de Buenos Aires es su relación con el presidente y, específicamente, la habilidad con la que logre que este le baje presupuesto”, dice en estricto off un político que estuvo en la primera línea del Poder Ejecutivo de esa provincia durante varios años. Según el hombre, que conoce bien a todos los actores involucrados, Kicillof “tiene una ventaja” comparada a la época de Scioli y CFK, o de Vidal y Macri, o a la mayoría de sus antecesores: “Axel no es de Alberto”. “Cuando sos el gobernador que puso el presidente, siempre le debés obediencia de vida. Cuando querés exigir algo más, te facturan el verticalismo. Es lo que le pasó a Vidal con el intento frustrado de desdoblar las elecciones o a Scioli cuando quiso pedir más presupuesto”.

Varias incógnitas rondan al futuro gobernador. La relación y la simbiosis que logre tener con Fernández es una. Por ahora, parece color de rosas: Kicillof le prometió esperar a que él termine de definir su Gabinete para él nombrar el suyo. “Tiene que haber una lógica de pensamiento entre el ministro de Economía de la Nación y el de la Provincia, entre el de Trabajo de allá con el nuestro, y así”, explica uno de los encargados del armado provincial. Sin embargo, esas áreas no preocupan al sex symbol del campo nacional y popular, sino las que menos conoce. Para Producción, por ejemplo, tanteó a José Ignacio de Mendiguren, que ocupó esa cartera durante la presidencia de Duhalde y que desde hace varios años camina la política junto a Sergio Massa. “El Vasco” agradeció sinceramente la propuesta, pero aseguró que no es su momento para un asunto tan delicado. Kicillof obtuvo la misma respuesta de otro miembro del riñón de Massa, uno de sus operadores históricos, al que tanteó para el área que los políticos bonaerenses con experiencia aseguran que es la más compleja de todas: Seguridad. Es un tema sensible en la tierra de la temida Policía Bonaerense, e inquieta tanto a Kicillof que incluso mantuvo una reunión con el ex secretario de esa rama, Sergio Berni, en la que también se habló de política.

Por ahora, el futuro gobernador no tiene definiciones para estas cuestiones, para impaciencia de todos. A su círculo más íntimo lo reunió la misma semana en que se juntó con María Eugenia Vidal para encaminar la transición, y pidió “paciencia” para definir el Gabinete que vendrá. “Es como le pasó al PRO en 2015: armar varios equipos de la noche a la mañana es difícil”, cuenta un hombre que participa en el armado. De los primeros días de transición quedó sobrevolando un dato, dicen los partidarios de la saliente gobernadora. “Kicillof quiere que María Eugenia le pida un aporte extraordinario a Macri de 50 mil millones de pesos. Es raro: ¿por qué no espera a diciembre y se lo pide directo a Alberto?”, dicen, con maldad estudiada, desde las filas de Vidal. Según esa lógica, Kicillof reclama el dinero ahora porque teme turbulencias venideras con Fernández. Por ahora, son solo especulaciones.

Axel Kicillof

Equipo. La transición está a cargo del mutitasking Carlos Bianco: fue jefe de campaña, chofer del “Kicimóvil” con el que recorrieron la provincia, y se encamina a convertirse en el hombre más fuerte del Gabinete de Kicillof. Después del encuentro del gobernador electo con Vidal (donde los empleados de la Provincia lo recibieron con aplausos y gritos como “Axel, devolvenos la dignidad”), Bianco siguió el proceso de traspaso de mando con Federico Salvai, el jefe de Gabinete de la gobernadora. Con la información obtenida, Bianco volvió a las oficinas de la calle Piedras, donde su jefe pasa gran parte del tiempo desde su triunfo.

En ese refugio, Kicillof lleva adelante tres tareas: idea el armado de los equipos de transición, elabora un “diagnóstico fino” de la Provincia y diseña políticas específicas que les encargará a los integrantes de su Gabinete. Algunos de esos elegidos saldrán del “núcleo duro” del futuro gobernador, que integran unas 15 personas que lo acompañan desde su gestión en Economía y en la Cámara de Diputados.

Esa mesa chica la integran, además de Bianco, su jefa de prensa, Jésica Rey; el ex secretario de Comercio, Augusto Costa; el rector de la Universidad de José C. Paz, Federico Thea; la experta en Educación, Agustina Vila; los coordinadores Juan Quattromo y Cristian Girard; los asesores Matías Ginsberg, Laura Goldberg y Mara Ruiz Malec; el abogado Santiago Pérez Teruel; y el experto en finanzas Agustín Simone, entre otros.

A ese equipo se sumaron recientemente los que llevarán la voz de Kicillof en la Legislatura bonaerense: el diputado Carlos “Cuto” Moreno (un leal a los Kirchner de la primera hora) y la senadora cristinista Teresa García. Ambos impulsaron la candidatura de quien fue su compañero de bancada en la Cámara baja nacional y se pusieron al hombro la “rosca” política en la provincia. El día que Kicillof se reunió con Vidal, los dos lo acompañaron en el auto en el que llegó a la Gobernación. Y de ahora en más, se espera que sean su voz en la Legislatura bonaerense. Uno en cada cámara. Una curiosidad: García arrastra una vieja disputa desde San Isidro con Santiago Cafiero, el casi designado jefe de Gabinete de Alberto.

Cuando Kicillof no conversa con su equipo ni estudia la provincia, recibe visitas de expertos y técnicos en distintas áreas. Educación, Salud, Seguridad e Infraestructura son las de mayor consulta. “En Economía ya estamos cubiertos”, remarca un integrante de ese selecto grupo, donde los economistas son mayoría.

Íntimo. El resto del tiempo, el gobernador lo divide entre las reuniones políticas (con intendentes, Cristina y Máximo) y la vida familiar. “En general, Axel va a buscar a sus dos hijos al colegio y sigue trabajando en la casa. Después cena con la familia y ya”, describe una persona que lo conoce de cerca.

En sus planes nunca están los asados que suelen compartir intendentes del conurbano con referentes del massismo, Máximo u otros líderes de La Cámpora, la organización de la que Kicillof toma distancia. “Axel no es mucho de esa liturgia de la política, no le gusta”, describe un colaborador. No lo hace con la dirigencia, pero tampoco con sus amigos, a los que eventualmente invita a una juntada en su casa, solo por su cumpleaños. Esa falta de apego a las costumbres peronistas es parte de los elementos que generan dudas en varios intendentes y veteranos del PJ provincial. Algunos se reconfortan pensando que van a tener una interlocutora en su vice, Verónica Magario, mientras que otros pocos presumen de su llegada directa al futuro presidente.

De las puertas para adentro, Kicillof se dedica a pasar tiempo con su esposa Soledad Quereilhac, a quien conoció por amigos en común cuando ambos estudiaban en la UBA (ella es doctora en Letras e investigadora del Conicet). Quereilhac sigue siendo docente de esa institución, en donde dicta la materia Literatura Argentina. Cultiva un extremo perfil bajo, y por eso no pudo disimular su incomodidad cuando tuvo la primera clase luego de la elecciónes: los alumnos la recibieron entre gritos y aplausos, pero la profesora no quiso sumarse a la celebración y arrancó su exposición como si nada hubiera pasado.

La familia Kicillof todavía no decidió dónde va a vivir después de diciembre, pero la idea de instalarse en La Plata que circuló durante la campaña parece lejana. En la primera conferencia de prensa que dio el gobernador electo aclaró que priorizará a sus hijos, que tienen amigos y van a la escuela en Capital Federal, aunque dejó en claro que su despacho principal estará en la capital bonaerense. Por lo que parece, el ex ministro no va a vivir en la ciudad en la que nació Cristina. Sin embargo, ella siempre estará cerca. 

Mano derecha. Sin referentes propios en el área de Seguridad, Axel Kicillof le pidió a su hombre de mayor confianza, Carlos Bianco, que estudiara el rubro. Su aplicado alumno (Kicillof le dio clases durante la carrera de Economía en la Universidad de Quilmes) estudió la materia y le llevó a su jefe un diagnóstico sobre los conflictos a resolver: investigación criminal, la puesta en funcionamiento de la Policìa Judicial, la politica de drogas y la falta de datos sobre delitos. "Hay mucha información muy subutilizada", le dijo Bianco a Kicillof, según pudo averiguar NOTICIAS. Pese al estudio, Bianco no será ministro de Seguridad. Se espera que ocupe un cargo de coordinador, como el de jefe de Gabinete.  

"Carli", como le dicen en el equipo, fue vicecanciller durante la gestión de Cristina Fernández. Entonces, el discípulo de Kicillof lucía unas patillas muy parecidas a las del ministro. Luego, los dos se las recortaron. Mimetizados. (Fuente: infobae.com)

 

TE PUEDE INTERESAR

 

Horacio Pagani y su opinión del penal a Messi

El periodista se cruzó con sus compañeros de Estudio Fútbol por la acción que derivó en el gol de la selección argentina en el clásico jugado en Arabia Saudita

 

En lo que fue el regreso de Lionel Messi a la Selección después de 132 días, el seleccionado que dirige Lionel Scaloni logró un triunfo importante en el clásico que se jugó en Arabia Saudita: con gol del capitán, Argentina superó 1-0 a Brasil y se tomó revancha de la derrota que sufrió en las semifinales de la última Copa América que se disputó en suelo brasileño.

La jugada se produjo a los 12 minutos del arranque del encuentro que se disputó en el estadio King Saud University. Alex Sandro persiguió al número 10 de la Albiceleste y lo llegó a rozar dentro del área. Messi se cayó y el árbitro cobró penal: el propio Lionel fue el que lo ejecutó a la derecha del arquero Alisson, que contuvo el disparo, pero el rebote quedó largo y el capitán aprovechó para poner el 1-0 que fue definitivo.

Más allá de lo que decidió cobrar el juez del superclásico sudamericano, el neozelandés Matthew Conger, el que no estuvo de acuerdo con la sanción fue Horacio Pagani. Y el periodista aprovechó su participación en Estudio Fútbol, el programa de TyC Sports, para hacerselo saber a sus compañeros.

“Miralaaaaaaaaa, no lo toca nuncaaaaa”, le dijo Pagani a Gastón Recondo, que al ver lo eufórico del reclamo le pidió al director a cargo que ponga la jugada que derivó en el tanto argentino en la pantalla gigante ubicada a sus espaldas.

 
 
Alex Sandro lo toca a Messi, que se deja caer en el área (REUTERS/Ahmed Yosri)
Alex Sandro lo toca a Messi, que se deja caer en el área (REUTERS/Ahmed Yosri)

“No lo toca nunca, no te das cuenta”, retrucó el experimentado periodista. A lo que el conductor del envío le respondió: “Pero no te das cuenta, no te das cuenta que le arrastra el pie”, expresó.

“¿Quién sabe más del televisor? ¡El camarógrafo! No lo toca, no lo toca”, siguió Pagani en su defensa extrema a que la jugada no tuvo que haber sido sancionada como penal a favor del conjunto que dirige Lionel Scaloni.

Una vez que la acción del encuentro en el área entre Messi y el defensor brasileño apareció en la pantalla gigante, Pagani explotó: “¡Cada vez se ve mejor, cada vez se ve mejor… Mirá, mirá, no lo tocaaaaaa. ¿Todavía lo decís?”, le volvió a apuntar a Recondo.

Pagani se acercó a la pantalla a los gritos y le dijo al conductor: “Sos un sinvergüenza, sos un sinvergüenza. ¿A donde estaaaa? Eso no es penal. Mirá, acá los camarógrafos que saben de televisión te van a decir que no es penal”, enfatizó el periodista.

Una vez que terminó la discusión en el piso, y ante la aparición de Lionel Messi para hablar en zona mixta, el futbolista del Barcelona declaró una frase que dejó contento a Pagani. “Te soy sincero, no sé, me caigo por inercia. Igual creo que me tocó”, expresó el 10 de Argentina.

Feliz por las palabras del astro del fútbol mundial, sus compañeros se acercaron para abrazarlo mientras de fondo sonaba uno de los temas más famosos de Queen, la banda liderada por Freddie Mercury: “We are the champions”.... y Pagani se sintió vencedor de su pelea dialéctica.(Fuente: infobae.com)

 

TE PUEDE INTERESAR

 

Alberto Fernández y Marcelo Tinelli

El conductor calificó el hambre en Argentina como “un crimen” y dijo que esta iniciativa debe superar la grieta

 

El presidente electo Alberto Fernández convocó este viernes a referentes sindicales, de derechos humanos y personalidades del espectáculo y la moda para “hacer algo épico que valga la pena y terminar con el hambre” en el país, en el marco de un consejo federal que busca conformar a partir del 10 de diciembre para implementar políticas públicas.

El conductor Marcelo Tinelli aseguró que desde hace mucho tiempo “sigue con preocupación la realidad del país”, calificó el hambre en Argentina como “un crimen” y afirmó que como sociedad “no podemos seguir mirando para otro lado”.

En una entrevista con el canal de noticias TN, Tinelli destacó que estuvieron presentes diferentes sectores que incluso “piensan diferentes” en términos ideológicos. “Acá están representados los actores políticos y también la gente de la salud, el campo, la Iglesia, referentes sociales como Adolfo Pérez Esquivel y Estela de Carlotto, Agustín Salvia de la UCA”, detalló.

Tinelli colabora desde hace años a través de su fundación tanto en su ciudad natal Bolívar como en distintos lugares de la Capital, el Conurbano y el resto del país. En ese sentido, aclaró que no espera una ofrecimiento para ocupar un cargo formal dentro del futuro gobierno de Alberto Fernández y que todos los presentes se comprometieron a participar ad honorem.

 

“Se trata, ni más ni menos, de cuidar al otro y pensar en él. De tenderle una mano a los que menos tienen. Fue muy emocionante formar parte de esta reunión: un verdadero privilegio y un compromiso, de los más hermosos que me toca enfrentar en la vida”, dijo.

Del encuentro, coordinado por el diputado del Frente Renovador Daniel Arroyo, señalado como posible ministro de Desarrollo Social de Fernández, participaron la presidenta de la asociación de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela Barnes de Carlotto; el premio Nobel de la Paz 1981, Adolfo Pérez Esquivel; el director de Cáritas, Carlos Tissera, la chef Bernarda "Narda" Lepes y la diseñadora de moda María Cher.

 
Plan contra el hambre
Plan contra el hambre

También estuvieron el cosecretario de la CGT Héctor Daer; el referente del Barómetro de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), Agustín Salvia; los jefes de los gremios docentes Ctera y Suteba, Sonia Alesso y Rodolfo Baradel; el representante de la Confederación de los Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Esteban "Gringo" Castro; el presidente de la Federación Agraria, Carlos Achetoni; y el presidente de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (COPAL), Daniel Funes de Rioja.

Durante la reunión, alrededor de una gran mesa, cada uno de los invitados se expresó sobre el problema de la pobreza y algunas de las intervenciones se pudieron seguir en la cuenta de Instagram del presidente electo.

Según Tinelli, “toda la sociedad civil se tiene que comprometer” con esta iniciativa que podría “terminar con la grieta”.

 
Estela Carlotto, Alberto Fernández, Daniel Arroyo y Marcelo Tinelli durante la reunión de este viernes
Estela Carlotto, Alberto Fernández, Daniel Arroyo y Marcelo Tinelli durante la reunión de este viernes

“Hoy alguien decía en la mesa que en Argentina hay gente que come cartón, cuando escuchás eso a mí me dieron ganas de llorar, no lo puedo creer”, dijo.

Finalmente, reconoció que el problema de la inseguridad alimentaria no se va a resolver “de un día para el otro” pero que terminó la reunión lleno de entusiasmo por la enorme tarea que tienen por delante.(Fuente: infobae.com)

 

TE PUEDE INTERESAR

 

Page 1 of 111

ElDiarioDeseadense el Portal Virtual más visto en la Patagonia. Con la noticia al instante en el momento preciso del día.

6728260
ahora
Visitantes Online
2197
6728260

Tn en Vivo

Template Settings

Theme Colors

Blue Red Green Oranges Pink

Layout

Wide Boxed Framed Rounded
Patterns for Layour: Boxed, Framed, Rounded
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…