Items filtered by date: Monday, 03 September 2018

Cristina Fernández de Kirchner llegó a Comodoro Py. Foto: Cedoc martes 4 de septiembre de 2018

 

La expresidenta deberá asistir el 18 de septiembre para declarar ante el magistrado.El juez federal Sebastián Casanello citó hoy a indagatoria a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, en el marco de la causa conocida como la “ruta del dinero K”. CFK deberá presentarse en los tribunales de Comodoro Py el próximo 18 de septiembre. En el caso, en el que uno de sus tramos ya está elevado a juicio oral y público, está involucrado el empresario santacruceño Lázaro Báez. El último viernes, la Cámara Federal de Apelaciones ordenó al magistrado citar a CFK a indagatoria, a pesar de que en el expediente no existen pruebas que la vinculen al caso. E inclusive el empresario Leonardo Fariña, quien declaró como arrepentido en la causa, aseguró que todas las maniobras realizadas eran hechas a espalda de la ex mandataria. La Cámara hizo lugar a un pedido de la Unidad de Información Financiera (UIF) que insistía con la convocatoria a CFK. En la resolución de hoy, Casanello citó parte de los motivos que esgrimieron los camaristas Martín Irúrzun y Mariano Llorens, en su fallo del viernes. Allí mencionó que la Cámara dispuso que “se ordene la convocatoria a prestar declaración indagatoria de Cristina E. Fernández”. Y que, para llegar a esa decisión, se sostuvo que “de todo este panorama se concluye que si según las investigaciones judiciales Lázaro Báez fue el encargado de brindar el entramado societario para captar los fondos públicos (causa „Vialidad Nacional‟), de vehiculizarlos parcialmente a las manos privadas de quienes entonces eran funcionarios públicos (causas „Los Sauces‟ y „Hotesur‟) y también sacar fondos del país para posteriormente reintroducirlos de manera de ocultar su origen (en esta causa, conocida como „la ruta del dinero‟), se encuentra configurada la sospecha que señalan los acusadores acerca de la participación de Cristina Fernández en estos últimos hechos en tanto es dable entender su vinculación con, al menos, parte de esos fondos, por el rol que el primero cumplió en las operaciones delictivas que ella encabezaba y porque simultáneamente en esa fecha se encontraba integrando un grupo que se apoderaba de fondos públicos y que bajo contratos de locación y otras operaciones inmobiliarias simuladas solo recibía parte de esos beneficios ilícitos”. Otro de los tramos del fallo de la Cámara consignados por el magistrado en su escrito fue el que sostuvo que: “todas estas consideraciones llevan a tener constituidas (...) las sospechas acerca de la coautoría de Cristina Fernández en los hechos por los que Lázaro Báez ya se encuentra en juicio, etapa final en la que naturalmente se habrá de llegar a la comprensión cabal de los distintos engranajes de las sucesivas maniobras que hasta aquí se han tratado en los diversos expedientes y adoptarse una respuesta definitiva sobre la corrección -o no- de un juzgamiento conjunto”. El caso de la ruta del dinero K comenzó en abril de 2013, tras una emisión del programa de Jorge Lanata. Desde entonces creció hasta convertirse en la causa con más acuerdos de cooperación internacional por la cantidad de información que se sumó desde diferentes países del mundo. En todo ese material, así como en toda otra serie de pruebas recabadas a lo largo de la voluminosa investigación, no existen hasta el momento que vinculen a la ex mandataria al caso. (Fuente www.perfil.com).

 

El Juez Casanello llamó a indagatoria a Cristina Kirchner . . .

Published in Política

 CRUZEMOS LOS DEDOS. El FMI le dio a la Argentina un respaldo financiero y político que ahora expone al organismo frente a un virtual fracaso de la operación si no se cumplen las reformas. El apoyo de Christine Lagarde fue decisivo; ahora la palabra la tiene el staff técnico FOTO: CEDOC PERFIL

 

Funcionarios argentinos y el organismo deben encontrar un equilibrio entre los cambios a la política interna y la ayuda financiera externa, una tarea que se ha visto complicada por problemas políticos y de confianza. Cuando los altos funcionarios de Argentina y el Fondo Monetario Internacional se reúnan este martes para analizar la crisis monetaria, buscarán una respuesta que encuentre un equilibrio entre los cambios a la política interna y la ayuda financiera externa, una tarea que se ha visto complicada por problemas políticos y de confianza. Si bien es casi seguro que Argentina obtendrá algunas concesiones del FMI, una solución decisiva será mucho más difícil y requerirá mucho coraje y habilidad en la toma de riesgos de ambos lados. Los problemas de la moneda argentina se han profundizado en las últimas semanas pese a las decididas respuestas de política del gobierno y el banco central (tras algunos pasos en falso), así como un paquete financiero de US$50.000 millones del FMI. Gran parte de la razón para la ausencia de éxitos es el insuficiente reconocimiento inicial de las adversas fuerzas técnicas y de iliquidez que han estado golpeando a la clase de activo de los mercados emergentes, y que aún no se han resuelto. Como resultado, la desaceleración económica de Argentina empeorará, la tasa de inflación aumentará, crecerán las tensiones relacionadas con el servicio de la deuda, el sistema bancario se verá bajo una mayor presión y el riesgo de una perjudicial fuga de capitales se agudizará.   Una solución decisiva será mucho más difícil y requerirá mucho coraje y habilidad en la toma de riesgos de ambos lados.   Reconociendo este riesgo, el presidente argentino Mauricio Macri dotó el lunes al ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, con medidas adicionales de ajuste interno para presentar a la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, el martes en Washington. Si bien no se han revelado todos los detalles, los impuestos a las exportaciones y la reducción en el número de ministerios parecen ser los principales elementos de un paquete de políticas enfocadas a reducir aún más el déficit de presupuesto y proveer un mejor contexto para que el FMI, como mínimo, acelere los desembolsos programados bajo el actual acuerdo financiero. Se podría creer que los mercados estarían impresionados con este esfuerzo cuidadosamente coreografiado de combinar ajustes adicionales a la política nacional con un mayor apoyo financiero externo. Pero en lugar de repuntar de su brutal depreciación en la última semana, el peso argentino se siguió debilitando luego de que se anunciara el lunes el paquete de políticas, amenazando con establecer un nuevo récord mínimo.   En lugar de repuntar de su brutal depreciación, el peso argentino se siguió debilitando luego del paquete de políticas, amenazando con establecer un nuevo récord mínimo.   Existen comprensibles razones económicas, políticas y técnicas para esto. En el frente económico, los mercados están preocupados por la combinación de más --y especialmente excesiva-- austeridad e insuficientes reformas estructurales. Juntas, estas medidas podrían afectar al sector corporativo nacional con el colapso de la demanda, lo que agravaría, en lugar de aliviar, el impacto de la crisis monetaria en su capacidad de recaudar capital fresco y cumplir con las obligaciones de servicio de deuda. Además, a menos que sea cuidadosamente calculado, el regreso de los impuestos a las exportaciones podría socavar la capacidad del país de generar las divisas internacionales que necesita para limitar su déficit de financiamiento externo en momentos de condiciones financieras mundiales más difíciles para los mercados emergentes en general. Políticamente, una mayor austeridad podría erosionar aún más la popularidad de Macri y socavar las perspectivas para ser reelecto el próximo año. Esto aumentaría la probabilidad de que Argentina sea gobernada por un partido que esté mucho menos inclinado a adoptar respuestas de política convencionales, al FMI, a los acreedores externos y los inversionistas internacionales.   Una mayor austeridad podría erosionar aún más la popularidad de Macri y socavar las perspectivas para ser reelecto. Técnicamente, aún hay un considerable capital extranjero que, por razones de desempeño de cartera y de reputación, se siente atrapado en Argentina y quiere abandonar el país. Cualquier acontecimiento de riesgo favorable es considerado una oportunidad para salir en lugar de permanecer, sin ni siquiera considerar la opción de incrementar su exposición. En el papel, el mejor camino para abordar esta combinación de factores sería que el FMI aumente agresivamente el monto total de su apoyo financiero a cambio de mayores reformas estructurales. A pesar de que esta sería otra excepcional medida financiera para el FMI, que ya ha comprometido significativos fondos para Argentina, podría estar justificada no solo por razones económicas internas, sino que también por la necesidad de contener y revertir el contagio a los mercados emergentes que afecta a otros países, incluidos los mejor administrados. Además, es probable que obtenga el apoyo de algunos de los mayores accionistas del FMI. Siempre que sea suficientemente grande, este tipo de financiamiento adicional del FMI podría servir como un muy necesario interruptor tanto en sus efectos directos como indirectos. Inmediatamente reduciría la cantidad de capital extranjero que Argentina necesita obtener de otras fuentes. Y mejoraría las perspectivas de recaudar capital privado adicional, que incluiría a los inversionistas que están al margen aunque estiman que este es un caso clásico de exageración en los mercados emergentes con características de retorno de riesgo, esto es, los fundamentos subyacentes del país no justifican tasas de interés tan altas y la fuerte depreciación de la moneda. Pero más allá de los serios riesgos de implementación de política y los temas relacionados con el complicado diseño del programa, el FMI está operando con el legado de una complicada y, a veces muy infeliz y altamente contenciosa, historia con Argentina.La institución multilateral todavía muestra las cicatrices del incumplimiento de deuda de Argentina de diciembre 2001 que fue precedido por una controvertida ronda de aumentos de créditos para una insostenible y mal diseñada postura de política nacional. Las actividades e intenciones del FMI a menudo enfrentan sospechas en Argentina. Además, el fondo ha experimentado otra dolorosa erosión de su nombre en Grecia, donde el paquete de apoyo estaba excesivamente inclinado a favor de comprimir la demanda interna e insuficientemente a favor aliviar la deuda externa y el crecimiento, un error que ha reconocido el propio FMI, aunque de manera algo tardía.No hay una salida fácil y libre de riesgo para la crisis monetaria de Argentina. Mientras la tentación será simplemente acelerar los ya comprometidos desembolsos, mucho valor y perseverancia, junto con un poco de suerte, podría ser lo que necesiten todas las partes. Y esto es antes de considerar una economía global que enfrenta una gran incertidumbre sobre su crecimiento, comercio, coordinación política y condiciones financieras. Esta columna no necesariamente refleja la opinión de la junta editorial o de Bloomberg LP y sus dueños. (Fuente www.perfil.com).

 

Por qué la Argentina necesita más ayuda del FMI . . .

Template Settings

Theme Colors

Blue Red Green Oranges Pink

Layout

Wide Boxed Framed Rounded
Patterns for Layour: Boxed, Framed, Rounded
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…