Economía

El riesgo país mejora y bajan los rendimientos que paga el país a la hora de tomar deuda. FOTO: CEDOC

La paz cambiaria, el cierre del programa financiero y la desaceleración inflacionaria calmaron las aguas de los mercados. El Merval subió 2,4%.

 

Al principio de 2019 viene trayendo algo de alivio a la economía argentina. Además de la calma cambiaria, que permitió incluso que el Banco Central pueda comprar dólares para subir la cotización de la divisa norteamericana, se suma una baja sostenida del riesgo país. Este índice, medido por el JP Morgan cerró la semana en torno a las 672 unidades, su valor más bajo en tres meses.  El riesgo país es el que marca la sobretasa que debe pagar el Estado al salir a tomar deuda, así como también encarece el financiamiento para los privados. En diciembre pasado, llegó a superar los 800 puntos, hecho que llenó de zozobra al Gobierno, puesto que se trataba del valor más alto en la era Cambiemos. Sin embargo, en lo que va del año bajó un 19%.  La calma de los mercados tiene que ver, precisamente, con la tranquilidad con la que se comportó el dólar en las últimas semanas, sumado a la desaceleración de la inflación y al hecho de que el Gobierno publicó el programa financiero 2019. Además, esta mañana el ministro de Economía, Nicolás Dujovne, presentó el resumen fiscal del 2018, del cual se desprende que Argentina sobrecumplió la meta que se había fijado en materia de reducción del déficit primario.  Las claves de la economía para 2019 según el economista Martín Redrado​ Desde el Gobierno, suelen decir que cada vez que Cristina Kirchner mejora en las encuestas, se le agregan algunos puntos al riesgo país. En caso de ser esto cierto, una cierta mejora en la imagen Macri pudo haber traído algo de calma a los mercados, que lo suelen ver con mejores ojos que a la expresidenta. Más allá de la baja de este índice, los bonos argentinos en dólares siguen estando entre los que otorgan mayor rendimiento en la región a quienes toman deuda.  Por otra parte, el índice Merval subió 2,4% y se ubicó en 35.100,45 unidades, muy cerca de su máximo nominal, obtenido el 26 dediciembre de 2018 (35.126 puntos). Este alza en la Bolsa de Buenos Aires se da en un marco de optimismo en los mercados globales por la esperanza de que China y Estados Unidos puedan llegar a un acuerdo en la guerra comercial que sostienen desde hace meses. Asimismo, hubo una suba en las reservas de dólares del Banco Central, según señaló el analista financiero Christian Buteler en su cuenta de Twitter. (Fuente www.perfil.com).

Góndola de supermercado FOTO: CEDOC

Durante diciembre, el alza fue del 1,3%. Los rubros que más crecieron en el año fueron la energía eléctrica con 54,1% y los productos importados 104,8%.

 

El índice de Precios Mayoristas que difunde mes a mes el Instituto Nacional de Censos y Estadísticas (Indec) arrojó un incremento del 1,3% durante diciembre del año pasado y finalizó el 2018 con un incremento de 73,5%. Al igual que ocurrió con la inflación minorista, difundida esta semana, se trata del mayor alza en un año desde 2002. En aquella oportunidad las subas han sido del 77,1%. Si bien estos precios no definen de forma directa los precios al consumidor, de alguna forma pueden llegar a presionar sobre incrementos futuros, dado que algunos aumentos de costos de la devaluación aún no han sido trasladados a precios. Además, son un registro clave para las tarifas energéticas, ya que las distribuidoras de electricidad y gas tienen sus ingresos atados a la evolución de este índice. La inflación de 2018 cerró en 47,6% y es la más alta desde 1991 Según el documento difundido por el Indec, las variaciones más fuertes en los precios mayoristas durante el 2018 en los productos importados que aumentaron un 104,8%; en los primarios, cuyo alza fue del 82,7%; en los manufacturados, que se incrementaron un 68%; y en el costo de la energía eléctrica, que creció un 54,1%. Índice de Precios Mayoristas: En paralelo al índice de precios mayoristas, el organismo oficial de estadísticas emitió el informe sobre el costo de la construcción que subió un 3,3% durante diciembre, por lo que sumó un incremento del 44,8% a lo largo de 2018.  A partir de este índice se desprende que hubo subas del 61,6% en materiales, del 35,1% en mano de obra, y 40,3% en gastos generales. Costo de la construcción: J.P.A./F.F. (Fuente www.perfil.com)

El impacto del aumento de la inflación repercutió en el consumo masivo

Los autoservicios sintieron más el impacto: allí los volúmenes vendidos fueron 8,7% menores. En el interior hubo caídas de hasta 10%.

 

A pesar de las fiestas de fin de año y del cobro del aguinaldo, en diciembre no se logró repuntar el nivel de consumo en los supermercados y comercios de proximidad. Las ventas, durante el último mes del año cayeron 4,3% en volumen y consolidaron una caída anual del consumo masivo del 1,5% según los datos que maneja la consultora Scentia.

"La disminución anual comenzamos a verla como probable que ocurriera después de mayo o junio del año pasado, con la caída en las ventas de los autoservicios, en primera instancia y luego en las cadenas de supermercados, aunque en menor medida", cuenta Osvaldo del Río, titular de la consultora. Y recuerda que el resultado anual de estos canales mostraron caídas de 3,1% en el caso de los autoservicios independientes y 0,2% en las grandes cadenas.

"En el caso particular de diciembre, la variación fue de -4,3 y junto con noviembre, se convirtieron en los peores meses del año", destacó el analista.

Otros aspectos que caracterizaron el consumo durante diciembre fueron los siguientes: el índice de precios promedio ponderado llegó a 46,5% respecto del mismo periodo de 2017. "Si bien no debe ser tomado como inflación, es muy parecido, da una noción de la variación de precios, aunque afectado por el mix de compra", aclara del Río.

Los autoservicios sintieron más el impacto negativo (la caída promedió 8,7%), en mayor medida, se vio en el interior del país donde el volumen se desplomó 10,7% frente al 5,1% del AMBA. En cambio, la caída general en las grandes superficies promedió 0,2%. De hecho, la cantidad de transacciones creció 3,5% en las góndolas de las grandes superficies.

Las únicas canastas con resultado acumulado positivo (en todo el año) fueron los alimentos perecederos y las bebidas con alcohol (cervezas), aunque diciembre fue negativo para todas las canastas. En particular, las bebidas sin alcohol (cayeron 9,9%) y los productos de limpieza (de la ropa y del hogar) fueron los que acusaron las mermas más importantes en el mes (6,4%). Con todo, en el mes de las fiestas, los consumidores parecen haber comprado más que en noviembre (12,7% más), según los datos de la consultora. Según las estadísticas, también consumieron un 51,1% más de bebidas con alcohol respecto del mes anterior.

De acuerdo con los relevamientos de Scentia, en 24.300 puntos de venta de todo el país, el ticket promedio en los comercios, tuvo un incremento de 36,7% en diciembre, versus el mismo mes de 2017.

De acuerdo con un reciente informe de la consultora Kantar Wordlpanel, la tendencia al consumo en caída durante 2018 en la Argentina, fue común al resto de los países de Latinoamérica. También la aceleración de los cambios de los hábitos de compra y la estructura del retail. “Millones de hogares modificaron su forma de comprar, la situación económica condicionó su elección de marcas y de canales. Abandonan canales, marcas y categorías para probar nuevas alternativas que satisfagan sus necesidades y que a la vez les permitan ahorrar. Para controlar sus gastos, pasan de marcas premium a económicas y propias para así hacer rendir mejor su dinero”, explicó Virginia Garavaglia, directora de marketing Latam de esa consultora.(Clarín)

 

 

El dólar opera a $ 38,40. / Cedoc

De acuerdo con la pizarra del Banco Nación, la divisa estadounidense empieza el día con una cotización de $ 38,40 para la venta.

 

El dólar finaliza la primera semana del año de manera estable. De acuerdo con el Banco Nación, suele tener la cotización más baja del mercado, la divisa estadounidense cotiza a $ 38,40 para la venta y a $ 36,60 para la compra.

En cuanto a las otras monedas de la región: el dólar cotiza a pesos uruguayos $31.69 para la compra y a $ 33,16 para la venta. En tanto, en Chile, la divisa estadounidense opera a 685 pesos chilenos para la compra y $ 698 para la venta. En Brasil, la moneda estadounidense opera a 3,76 reales para la compra y a 3,84 reales para la venta.

Por su parte, el BCRA licitó Leliq a 7 días de plazo por $ 151.371 millones, con una tasa promedio del 59,43%. El rendimiento máximo adjudicado fue del 59,60% y la mínima, en los 58,50%.

Cabe recordar que a partir de esta semana la “zona de no intervención” ingresó en su tercera etapa. Durante este trimestre, la indexación del piso y el techo de la Zona, pasará del 3% que rigió hasta el 31 de diciembre pasado, a 2% mensual.

Ese mismo día, las reservas del BCRA cayeron 336 millones hasta los u$s 66.111 millones.(Perfil)

 

La primera jornada del año mostró el efecto de la nueva disposición del Banco Central con respecto a la "zona de no intervención".

 

El dólar cerró a $38,77 tras bajar seis centavos este miércoles, 2 de enero, en bancos y casas de cambio de la city porteña. Así comenzó la tercera etapa del plan de bandas de flotación impulsado desde el Banco Central.

La baja registrada en un relevamiento del sitio ámbito.com tuvo su correlato en el Mercado Único y Libre de Cambios (MULC), donde el dólar cayó 5 centavos a $37,65.

El valor máximo de la divisa se registró al comienzo de la jornada en $38,12 mientras que el mínimo fue de $37,60. En total se comercializaron 454 millones de dólares, un 59% menos que en la última jornada de 2018.

A partir de este miércoles y por los próximos tres meses, la indexación del piso y el techo de la "zona de no intervención" del Banco Central en el mercado cambiario será del 2% mensual, lo que achicará el margen de acción de la autoridad monetaria.

Se espera que este período sea de consolidación del sistema diseñado por el titular del BCRA, Guido Sandleris, tras el acuerdo con el FMI.

Además, el BCRA subastó Letras de Liquidez (Leliq) a siete días de plazo y se adjudicó $130.436 millones a una tasa máxima de 59,74%. La tasa promedio de corte se ubicó en 59,41% cuando la mínima adjudicada fue de 58,47%.

Nervios en la bolsa de Nueva York, en vísperas de la Navidad.

La sobretasa argentina sigue en alza: trepó a los 829 puntos. La bolsa de Nueva York arrastró las cotizaciones de las empresas nacionales: el pico fue Mercado Libre, con una baja de 10 puntos. 

 

Pese a que el mercado local no operó hoy por ser vísperas de Navidad, la mala racha de los números para la Argentina dio otro paso.

El riesgo país -que mide la sobretasa que debiera pagar el país para endeudarse, en relación a los Estados Unidos- tocó los 829 puntos, superando el récord del viernes, en que se había ubicado en 821 puntos.

La cotización de las acciones argentinas en Wall Street -a tono con la caída de la bolsa neoyorquina-  tampoco estuvieron de parabienes, aunque su descenso fue inferior al registrado en otras jornadas de la semana pasada.

Las que más perdieron fueron Mercado Libre, con un 10% de descenso en su cotización, Pampa Energía, con un 6%, y el grupo Supervielle, con un 5,5%.

Los bancos siguen siendo los que más sufren: Banco Francés retrocedió un 3,5%, mientras que Macro cayó un 2,3% y Grupo

El resto de los descensos, desde Irsa hasta YPF pasando por Edenor y Ternium, la caída estivo en la franja inferior al 2%.

La devaluación del peso golpeó todo este año las cotizaciones argentinos. Los bancos resignaron entre un 60% y 75% de su valor. Corporación América y Telecom cayeron un 60% acumulado. Pampa Energía e Irsa cedieron un 57%.Las energéticas resultaron un poco menos golpeadas, por debajo del 50%. La que mejor parece haber capeado el temporal local es Ternium, que con un retroceso del 15% es la menos afectada de todas.(Clarín)

En las concesionarias esperan la baja impositiva para reanimar las ventas.

Es una tasa que encarece los vehículos cerca de un 20%. La pagan modelos con precios al público desde $ 1.300.000. Aumentaría el límite hasta unos $ 2.000.000. 

 

Los impuestos internos a los autos dejaron de ser un gravamen para las unidades de lujo, tras la devaluación: la tasa que hace un año incrementaba 20% el precio de las unidades de 60.000 dólares para arriba, fue descendiendo peldaño a peldaño a medida que el peso se devaluaba y hoy afecta prácticamente a todos los vehículos cuyo precio al público supera los US$ 32.500, cerca de 1,3 millón de pesos. Ese límite aumentaría a unos US$ 50.000 dólares, $ 2.000.000

En poco menos de un mes, según estimaciones del mercado, esa vara será actualizada según la inflación de este año y muchos modelos que hoy están alcanzados con el impuesto interno quedarán afuera del gravamen. A partir de entonces, según anunció en septiembre el ministro Nicolás Dujovne, el monto a partir del cual se cobra esa alícuota será actualizado en forma trimestral.

Desde el Ministerio de Producción, donde se decide el precio a partir del cual rige la alícuota, guardan silencio sobre el tema. Entre las terminales y concesionarias estiman que el tope subirá entre 45% y 50% respecto a los 900.000 pesos (precio mayorista) que rige desde el 1º de enero.

La especulación de fabricantes y vendedores se basa en el criterio que aplicó el anterior ministro de la Producción, Francisco Cabrera, quien había utilizado como referencia el Indice de Precios al Consumidor del año anterior. Si el actual titular de Producción, Dante Sica, mantiene ese mismo criterio, deberá basarse en la inflación que sólo en los primeros 11 meses del año acumula un incremento de 43,9%.

El impuesto interno se aplica sobre el precio que declara la terminal automotriz, o el importador, sobre el valor del vehículo. Ese es el precio mayorista. Luego viene el margen de venta de la concesionaria, que es una zona no exenta de grises: según la marca, modelo y margen de la concesionaria, el precio final de una unidad de 900.000 pesos oscilar entre $ 1,2 y $ 1,3 millón.

Es por eso que un modelo como la Toyota SW4 hoy cuesta al público $1.290.000: en la automotriz japonesa optaron por vender ese modelo a un precio "topeado", para evitar que sobrepase el límite que la encarecería un 20% (en realidad, el impuesto tiene su propia "inflación", su incidencia llega a ser de casi 23% sobre el precio final). No es un dato menor que conseguir ese modelo a ese precio, hoy, es una misión casi imposible.

Las otras unidades de la Toyota Hilux, así como la totalidad de las pick up que se venden en el país, tanto nacionales como importadas, están exentas del impuesto, que se aplica únicamente a vehículos "de pasajeros", como los autos tipo sedán, las SUV o las mini van.

Por ejemplo, el modelo de pasajeros de la Mercedes Benz Vito que se produce en la planta de Virrey del Pino (la Combi 119) está actualmente gravado por la alícuota del 20%: su precio al público es de US$ 39.900, casi $1,6 millón según la cotización actual de la divisa estadounidense. Pero una eventual suba del 45% o más de la alícuota llevaría el umbral del impuesto cerca de un precio de venta final de alrededor de dos millones de pesos, equivalentes a US$ 50.000 de hoy. Entre otros modelos, la Vito producida en La Matanza volvería a quedar exenta.

¿Cuándo será actualizada la alícuota? En el mercado esperan que sea prácticamente el día después de la difusión del IPC de diciembre, durante la primera quincena de enero. Pero algunos importadores están reclamando que el impuesto sea directamente suspendido, tras el cambio de tendencia "macro" producida tras la devaluación.

"El impuesto interno fue suspendido en 2002, luego de la devaluación de aquel año, hasta que fue reflotado por Cristina Fernández de Kirchner cuando el déficit del sector automotor comenzó a impactar en la actividad económica en su conjunto", dijo Ernesto Cavicchioli, vicepresidente de la importadora Hyundai de Argentina.

En 2014 el gobierno kirchnerista sacó cuentas: el año anterior, sólo la venta de autos importados de alta gama había generado un déficit de 1.000 millones de dólares. Y entonces fueron reflotados los impuestos internos. Macri prometió eliminarlos, pero sólo quitó una de las dos bandas de impuestos, a comienzos de este año.

"Ahora llevamos tres meses consecutivos de superávit en la balanza comercial. En forma simultánea, a la par de la devaluación las ventas de unidades cero kilómetro tienen una caída interanual cercana al 50%. Hoy no tiene sentido seguir cobrando ese impuesto", reclamó Cavicchioli. El empresario afirmó que mientras que las unidades producidas en la Argentina pagan casi 55% de impuestos, en el caso de los autos producidos fuera del Mercosur, el Estado se termina quedando con el 60% del precio que se le cobra al cliente. "Si además se aplica un impuesto del 20%, ese vehículo queda fuera del mercado, nadie lo compra. El 20% de cero, es cero", agregó.(Clarín)

Sica reconoció que 2018 fue un "año muy malo, en especial la segunda parte". Foto: A24

El ministro de Trabajo y Producción hizo un resumen del curso económico del país, asegurando que los trabajadores comenzaron "a ganarle a la ínflación" en diciembre.

 

Para Dante Sica, ministro de Trabajo y Producción, Argentina está atravesando la peor parte de la crisis financiera surgida este año tras la corrida bancaria. Sin embargo, aseguró que "hay actividades que de a poco van a empezar a mejorar en los próximos meses" y aseguró "en diciembre no vas a recuperar el salario que perdiste, pero en términos reales empezás a ganarle a la inflación". "Venimos de una crisis muy fuerte y estamos observando el piso de lo que es esta caída en términos de consumo y actividad", aseguró el funcionario en una entrevista con Luis Novaresio en el canal A24 en la que analizó la situación económica. "Noviembre fue el último mes donde vemos salarios negativos", reconoció antes de explicar que "entre abril y mayo, cuando empezó a dispararse la inflación en lo que fue la corrida cambiaria, empezamos a caer en la demanda, más la exigencia financiera". Leé también: Sica avanza con la "limpieza” de funcionarios de Triaca para ser el único nexo con los gremios "Yo creo que estamos en los meses más duros en términos de caída y a partir de acá deberíamos empezar a observar indicadores intermensuales", dijo Sica, explicando que existen algunas actividades económicas "que empiezan a desacelerar la caída" y asegurando que "otras nunca cayeron". Entre ellas, mencionó la pesca, "que creció un 15% pero en términos de empleo es menos del 5%". "Hay otras actividades que de a poco van a empezar a mejorar en los próximos meses", agregó. Consultado sobre el curso inflacionario, Sica reconoció que 2018 fue un "año muy malo, en especial la segunda parte". "Es un año que tiene, si querés, dos caras", explicó. "En los primeros meses del año veníamos creciendo al 3,5% todas las actividades agregadas. Las exportaciones, sacando las agropecuarias, venían creciendo un 15%, el salario real venía creciendo". El funcionario achacó gran parte de la responsabilidad a la sequía, que fue "muchísimo más fuerte de lo que todos estimábamos y se llevó el 40% de la cosecha". "A partir de mayo empezó a caer el salario real y después tuvimos la corrida cambiaria que se trasladó a precios", resumió Sica. "Entre agosto y septiembre el tipo de cambio pasó de 30 a 40 y ahí tuvimos el mayor fogonazo inflacionario. Mirando para adelante, en diciembre empezamos a ver una recuperación. No te digo que en diciembre vas a recuperar el salario que perdiste, pero en términos reales empezás a ganarle a la inflación". "Tenemos el optimismo de que estamos frenando la crisis con el nuevo acuerdo con el FMI, las señales en política fiscal en el presupuesto y otras cuestiones más. Estamos dando señales de equilibrio". (Dante Sica) En cuanto a la inflación, el ministro señaló que la inflación comenzó "un proceso de desaceleración" y se ven "mejoras": "Nosotros estamos convencidos de que va a continuar en este proceso producto de los cambios que hicimos", aseguró. "Nuestra expectativa es que haya una desaceleración. No tenemos de momento una meta prefijada, pero de continuar el programa económico en estas condiciones, me parece que vamos a estar en esos valores". Consultado sobre la situación económica actual comparada con la que se vivía durante el kirchnerismo, Sica comparó: "Teníamos problemas en el sistema de trenes, colectivos y carreteras que permitían mantener esa idea de consumo súper grande pero en una situación donde no había sistema de cloacas, se inundaba la calle, no había pavimento". "Quizá hoy no se tiene la heladera del todo llena porque hubo una caída de ingresos pero estamos cambiando las condiciones de vida y la infraestructura en la cual nos movemos", agregó el funcionario. "Es imposible refutar con números la sensación que siente un ciudadano que no llega a fin de mes. Pero cuando uno observa, en especial en los sectores más bajos, no digo que el consumo aumentó porque no es cierto, pero tampoco cayó. Se mantuvo porque es el Gobierno, por una cuestión de montos y de programas que tenemos, el que hoy más está poniendo en términos de asistencia social". (Fuente www.perfil.com).

Page 1 of 2

ElDiarioDeseadense el Portal Virtual más visto en la Patagonia. Con la noticia al instante en el momento preciso del día.

1461154
ahora
Visitantes Online
7088
1461154

Tn en Vivo

Template Settings

Theme Colors

Blue Red Green Oranges Pink

Layout

Wide Boxed Framed Rounded
Patterns for Layour: Boxed, Framed, Rounded
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…