Política

Marcha Si se puede en el obelisco FOTO: PERFIL: JUAN OBREGON - PABLO CUARTEROLO

Multitud, cantos militantes y micros. De Stanley a Pando, la 9 de Julio se pobló de consignas en defensa de Mauricio Macri. "El Gato" y la corrupción.

 

Los días después de cumplirse un nuevo aniversario de la emblemática gesta urbana del peronismo de octubre de 1945, el macrismo salió este sábado decidido a ganar la calle para fundar su propia hazaña, también en octubre. Pese a que el principal lema de la campaña reeleccionista de Mauricio Macri es, fundamentalmente, evitar el retorno al poder del kirchnerismo, la multitudinaria movilización en la 9 de Julio registró algunas de las tradicionales prácticas -o vicios- de aquel temido aparato peronista. Más allá de que, en términos generales, algunos sostienen que la Marcha del Millón podría catalogarse como 'espontánea', la emblemática avenida de la Ciudad de Buenos Aires no sólo fue sede de un majestuoso escenario para que el jefe de Estado repasara sus principales logros de gestión y volviera a pedirle a los argentinos una vida más para transformar el país. Micros ploteados con estética de Cambiemos invadieron la avenida 9 de Julio La "9 de Julio de Cambiemos" se convirtió en un estacionamiento a cielo abierto para que los micros macristas descansaran a la espera de la finalización del ágape. En este caso, el candidato a intendente del partido bonaerense de Escobar, Leandro Costa -hijo del senador provincial Roberto Costa-, no tuvo reparos en plotear uno de los colectivos que durmió en la avenida con su nombre, su apellido y su rostro, acompañado con el de la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, como para que no quedaran dudas del origen y el financiamiento del transporte.   El peronismo M también quedó evidenciado en la decisión colectiva de los principales funcionarios del Gobierno Nacional de llegar caminando al evento, mezclándose entre la multitud, con el objetivo de transmitir cercanía y estar en contacto, cara a cara, con sus seguidores. Entre ellos, sorprendieron a los seguidores de a pie la ministra de Salud y de Desarrollo Social, Carolina Stanley, el jefe de Gabinete del Ministerio Ministerio de Seguridad, Geraldo Millman, y los "lilitos" Paula Olivetto y Maximiliano Ferraro. Fotogalería | Las mejores imágenes de la "Marcha del millón" en el Obelisco La que llamó poderosamente la atención fue la propia Patricia Bullrich, quien desfiló con una custodia mínima durante 5 cuadras, desde la avenida Córdoba hasta llegar a los pies del escenario, en la avenida Corrientes. Bullrich fue, sin lugar a dudas, la funcionaria más vivada, aplaudida y reconocida por el núcleo duro de Cambiemos, que valora su política contra el narcotráfico, quizá uno de los pocos baluartes del primer mandato del presidente.     Pese a que se encuentra en la vereda opuesta a la estética peronista, la presencia de Cecilia Pando fue uno de los condimentos más destacados de la tarde porteña. Enemistada con Macri por haber impulsado en el Congreso el debate sobre la legalización del aborto, la defensora de los derechos de los militares condenados por crímenes de lesa humanidad durante la década de 1970 no quiso estar ausente ante "la posibilidad de que vuelvan los Fernández". En diálogo con Perfil, Pando reconoció que tuvieron que convencerla de asistir, aunque ponderó que "lo que está en juego es la libertad de todos los argentinos". Más allá de asumir que en las PASO del 11 de agosto acompañó a Juan José Gómez Centurión, la excandidata a diputada le dijo a Perfil que la radicalización del mensaje "celeste" de las últimas semanas de Macri la hicieron cambiar de opinión. "Lo peor que nos puede pasar es que vuelva el kirchnerismo", sentenció. "Sí, se vende": también fueron un millón los vendedores en la 9 de Julio Pese a que la consigna general fue pintar la marcha de celeste y blanco, el merchandising también dijo "presente". Las banderas y las gorras blancas con la insigna del "Sí, Se Puede" se conseguían a un promedio de 200 pesos cada una, casi 50 pesos más que en otras presentaciones de Macri. Sin embargo, el ingenio fue lo que mejor caracterizó a la militancia, que llevó sus productos hechos en casa, en donde quedó demostrada la originalidad, aunque también la necesidad de cuidar el bolsillo. El símbolo más destacado fue, definitivamente, un títere con la imagen de Alberto Fernández, que fue la vedette de la jornada. Los seguidores de Juntos por el Cambio, por lo pronto, ya diagnosticaron en los símbolos que, en eventual mandato del Frente de Todos, quien llevará las riendas de la relación será Cristina Kirchner. (Fuente perfil.com).

 

TE PUEDE INTERESAR

Danza de nombres: Pesce, Vanoli, Fábrega y Heller, para BCRA. Moroni, Vitobello, Ferreño y Sánchez, para la agencia tributaria.

 

Alberto Fernández le bajó hoy el pulgar a la continuidad de Guido Sandleris en el Banco Central (BCRA) en su eventual gobierno. “¿Dónde está su mérito?”, preguntó a la radio El Destape. No dijo nada sobre si Leandro Cuccioli permanecerá en la AFIP, pero también se lo descarta. ¿Y quiénes suenan para esos cargos clave para la política monetaria, la cambiaria y la recaudación de impuestos de amigos, enemigos y demás ciudadanos?

En el núcleo duro de Fernández niegan que estén definidos los designados. Para el Central buscan a un economista que esté a favor de un tipo de cambio competitivo y en contra de las altas tasas de interés. Para la AFIP prometen que no volverán a nombrar a un jefe como Ricardo Echegaray, acusado de ayudar a amigos y perseguir enemigos.

Para la autoridad monetaria suenan el ex vicepresidente del Central en la era K Miguel Pesce, pero también otros ex presidentes de aquellos tiempos como Juan Carlos Fábrega y Alejandro Vanoli.  Incluso algunos dirigentes del Frente de Todos mencionan a un ex director del Central y abogado especialista en lavado, Pedro Biscay, y otros al presidente del Banco Credicoop, Carlos Heller.

(Te puede interesar)

Está claro que ni los que defendían la independencia del Banco Central, Mauricio Macri y su coalición, la respetaron ni la siguen levantando como bandera. La vulneraron desde el primer momento, al nombrar a un diputado del PRO como su presidente, Federico Sturzenegger; después cuando el jefe de Gabinete, Marcos Peña, le cambió las metas de inflación el 28 de diciembre de 2017; y sobre todo a partir de la crisis desatada en abril de 2018.

Para la AFIP se habló de Claudio Moroni, hombre de estrecha confianza de Fernández, que dirigió la entidad en 2008, ocupó diversos cargos y participó de la recaudación de campaña por aquellos años, pero ahora se lo menciona como eventual secretario legal y técnico de la Presidencia. Suenan Julio Vitobello, ex jefe de la Oficina Anticorrupción K; Claudio Ferreño, ex asesor de Fernández en la Jefatura de Gabinete; y Carlos Sánchez, ex mandamás de la Aduana kirchnerista.(Fuente: noticias.perfil.com)

 

TE PUEDE INTERESAR

Un detalle para Fernández: vaso con agua saborizada con pomelo, su favorita (Adrián Escandar)

El candidato del Frente de Todos marcó todo el tiempo sus diferencias con el Presidente. Lo señaló y confrontó según la estrategia que se armó también para las redes

 

En el equipo de Alberto Fernández están convencidos de que no cuenta tanto el debate sino lo que se dice sobre la confrontación. Por eso cada intervención del candidato a presidente del Frente de Todos apuntó a polarizar, cuestionar, confrontar con Mauricio Macri. Y tuvo su correlato en las redes sociales, donde se desplegó una estrategia para visibilizar las promesas incumplidas del candidato de Juntos por el Cambio. La gestualidad de Fernández fue en la misma dirección, aunque en exceso. Y lo aprovechó sobre el final el Presidente. El dedo índice en alto para señalar fue lo más visible de un Alberto Fernández que eligió traje azul, camisa blanca y corbata celeste, mismo vestuario que usó en el acto de cierre previo a las PASO, en Rosario. Firme, contundente e indignado con lo que oía de Macri, cumplió estrictamente con los tiempos.

Desde los primeros 45 segundos que tuvo, en el arranque del primer debate presidencial obligatorio, el candidato del Frente de Todos polarizó con su principal adversario, el actual Presidente: “Hace cuatro años hubo otro debate, hace cuatro años alguien mintió mucho y otro dijo la verdad. El que mintió quiere volver a ser Presidente y el que dijo la verdad está aquí sentado en la primera”, expresó, sonriendo, mientras marcaba a su derecha la presencia de Mauricio Macri y a Daniel Scioli, a quien invitó especialmente para reforzar su estrategia. Ambos fueron protagonistas del debate previo al balotaje del 2015 que el peronismo viralizó, en fragmentos especialmente seleccionados, en la previa de la contienda.

Polarizar, confrontar, marcar las diferencias con Macri e incluso citar un par de veces a Roberto Lavagna, fueron parte de la puesta ajustada rigurosamente y evidentemente estudiada. Dijo que no se entrenaba pero quedó claro que estudió qué decir y pensó cómo hacerlo. En el VIP, junto a Alberto Fernández, estuvieron Santiago Cafiero, Juan Courel, Eduardo ‘Wado’ de Pedro y los economistas Cecilia Todesca y Matías Kulfas. Ellos fueron parte del equipo que lo ayudó en la previa.

Mercosur, Unión Europea, Malvinas y Venezuela

 
 
El candidato del Frente de Todos confrontó en forma permanente con Macri (foto Adrián Escandar)
El candidato del Frente de Todos confrontó en forma permanente con Macri (foto Adrián Escandar)

Sobre Relaciones Internacionales, Fernández apuntó a potenciar el Mercosur, abrir la economía al mundo pero antes de validar el acuerdo con la Unión Europea pidió conocer la “letra chica”. También propuso reivindicar la soberanía de las Islas Malvinas. “Es cierto que la globalización ha hecho que las economías se globalicen y hay muchos países que se han unido para enfrentar los desafíos. La globalización no nos obliga a estar de rodillas. Podemos discutir cómo entrar al mundo dignamente, de pie y preservando los derechos de Argentina. América latina tiene muchas regiones, dispersas, nosotros estamos en una, el Mercosur, que hace años está abandonado. La primera obligación como país es devolverle el potencial al Mercosur”, expuso el candidato. Respecto al acuerdo con la Unión Europea advirtió que “no tengo miedo a la apertura” pero “nunca nos hicieron saber la letra chica del acuerdo. Vemos que Francia, Holanda, están diciendo que no lo van a aprobar”. Y agregó: “No le tengo miedo a la apertura lo que no voy a permitir es que se lleve puesta a la industria y al comercio”.

En tercer lugar, se refirió a Malvinas. Acusó al actual gobierno de haber priorizado el comercio con el Reino Unido por sobre el reclamo histórico. “En estos años el gobierno se ocupó mucho de hacer comercio con el Reino Unido sobre las Islas Malvinas. Se olvidó de nuestra soberanía, quiero que volvamos a reivindicar la soberanía sobre nuestras islas. Quedaron más de 600 soldados que dieron la vida. En memoria de esos soldados vamos a a reclamar la soberanía de las Islas Malvinas” dijo. Y reivindicó a Juan José Gómez Centurión, candidato a presidente de NOS y ex combatiente en la guerra de 1982 que justamente acababa de hablar sobre su condición.

En los 30 segundos libres que tuvo, al cierre del primer bloque, Fernández volvió a apuntar contra Mauricio Macri: “Debo confesar que me impresiona cuando el presidente dice las cosas que dice. No sé qué país gobierna, las relaciones internacionales no es sacarse fotos” apuntó un tanto molesto e insistió: “Pasaron siete semestres, presidente, y no entró un centavo a la Argentina de inversiones de esas potencias. Las relaciones internacionales no es sacarse fotos”

Además habló sobre Venezuela, un tema con el que le apuntaron tanto Mauricio Macri como José Luis Espert. “No quiero eludir el tema Venezuela porque todos saben lo que pienso sobre Venezuela. Venezuela tiene problemas. Pero más problemas tienen los venezolanos que están en ese país y los venezolanos que tuvieron que emigrar. Pero a diferencia del Presidente quiero que que los venezolanos encuentro la solución. Creo que el Presidente está preparando la ruptura de las relaciones para poder intervenir. Señor presidente, espero que ningún soldado argentino termine en tierra venezolana” increpó a Macri mientras le dirigía la mirada.

Economía y finanzas

 
Gestos de Alberto Fernández hacia Roberto Lavagna en público y en privado
Gestos de Alberto Fernández hacia Roberto Lavagna en público y en privado

Evidentemente en el uso casi exacto del tiempo, quedó claro que Fernández, que dijo que no necesitaba coucheo ni entrenamiento, no improvisó y sí se preparó para el debate y armó sus exposiciones de manera de polarizar todo el tiempo con Mauricio Macri. La línea coincidió exactamente con los mensajes que el Frente de Todos buscó imponer desde el sábado en las redes sociales, en todos los casos con videos y placas que buscaron demostrar que “Macri miente” y con las declaraciones radiales de Sergio Massa, que al no poder asistir ayudó desde Tigre dando algunas entrevistas.

“Nunca entendió”, exclamó en otra parte Fernández y consideró que en economía es “un lugar donde el gobierno de Macri fracasó. Nunca entendió lo que tenía que hacer y creyó que para combatir la inflación tenía que atacar el consumo. Atacó a los que trabajan, sacó dinero del bolsillos de los jubilados y de los que trabajan. Cuando se afecta el consumo se afecta la producción y genera desempleo”, enumeró la cadena. Y continuó con sus propuestas: “Vamos a acordar con todos los sectores, vamos a proponer la política del consenso, vamos a sentar a los industriales, al campo, a los que trabajan y al Estado. El Presidente no se enteró, cuando termine su mandato va a haber dejado cinco millones más de pobres”. Con sus manos juntas y en gesto contundente contra el atril siguió: “No le alcanzó Presidente con eso y empezó a endeudarse. Contrajo una deuda increíble. Teníamos una deuda del 38% del producto bruto y hoy es del 100%”. Con un cambio en el tono de voz, más calmo y luego de un segundo de pausa, propuso: “Estamos en un punto en el que podemos cambiar. Necesitamos dólares para pagar la deuda”.

En los 30 segundos finales para Economía, Fernández habló en segundo lugar, justo después de que hablara Macri, que dijo que pidió deuda para pagar la deuda del gobierno anterior. Molesto, y volviendo a señalar varias veces al Presidente, Fernández le reprochó: “No puedo dejar de asombrarme. No sé en qué país vive Macri. Presidente, por ahí no se enteró que de los 39.000 millones de dólares que no dio el Fondo se fugaron 30.000 millones”. En dos oportunidades lanzó: “Se los llevaron sus amigos. Y algún día le va a tener que explicar a la Argentina dónde se fueron esos dólares”. Y volvió a lo que fue a remarcar: “Ya es hora de que deje de mentir. Nos mintió hace cuatro años, no siga así”.

Como todos, tuvo otro medio minuto para ampliar, confrontar o preguntar. “He escuchado hablar a todos. Algunos veo que funcionan sobre dogmas, tienen soluciones prediseñadas. Ante cada problema tenemos muchas alternativas. No soy un dogmático. Van a ver en mí decisiones heterodoxas, otras tal vez ortodoxas, lo que no van a ver nunca que haga son cosas contra los que producen y trabajan”.

Contrapunto por derechos humanos y aborto

 
La sorpresa de Alberto Fernández en el arranque del debate: llevó a Daniel Scioli y reivindicó su participación en el debate del 2015
La sorpresa de Alberto Fernández en el arranque del debate: llevó a Daniel Scioli y reivindicó su participación en el debate del 2015

Otra vez le tocó hablar luego de Macri en el ítem Derechos humanos, diversidad y género. En esos dos minutos Fernández miró a la cámara y con tono contundente y sin nombrar a quiénes se refería, arrancó con los derechos humanos violados durante la última dictadura militar: “Acá parece que hay gente que cree que los derechos humanos son un curro y otros que piensan que el genocidio no existió. Nosotros dejamos eso en manos de los jueces y los jueces dirimieron cuál fue la verdad. A esta altura no puede ser otra cosa que un imperativo moral de los argentinos, no hay mucho más que hablar".

Entonces apuntó a las nuevas demandas, fundamentalmente del feminismo. Les prometió crear el Ministerio de la Mujer, la Igualdad y la Diversidad. Y reclamó a Macri que ejecute el presupuesto para terminar con la desigualdad y la violencia de género. ”Millones de mujeres pusieron sobre la mesa la violencia de género y la desigualdad que padecen, las mujeres jóvenes duplican en término de desempleo el promedio de desempleo del país, las condiciones de trabajo son distintas". Con nuevos gestos imperativos Fernández desafió al Presidente: “Si le preocupa la igualdad de género preocúpese que se ejecute el presupuesto, sólo se ejecuta el 10%”.

Los primeros 30 segundos de intercambio los usó para hablar del aborto. “No voy a escapar al tema del aborto, todos saben lo que pienso” comenzó su alocuación y propuesto ir hacia la legalización (él suele decir que primero hay que despenalizar) porque “seguir castigándolo lo único que hace es criminalizar la conducta y hacer que todo se vuelva clandestino”. Amplió el concepto con un argumento sobre las condiciones de las mujeres pobres que se someten a abortos clandestinos en malas condiciones. “Terminemos con la hipocresía”, dijo antes de que sonara el timbre con el límite del tiempo.

En el cierre del bloque temático Fernández le dio la razón a Roberto Lavagna que mencionó al hambre como un derecho humano. A una semana de haber lanzado el plan Argentina contra el hambre, reconoció que “es una tarea difícil” pero que “si todos la emprendemos juntos va a ser posible”. Le respondió además a José Luis Espert quien le reprochó que haya propuesto un nuevo ministerio. “No me preocupa tanto el gasto público cuando se trata de ampliar derechos, cada vez que Argentina amplió derechos hemos hecho una mejor sociedad”, apuntó y sonrió más relajado y tranquilo.

Un mensaje a “estos liberales”

 
Juan Courel, Eduardo 'Wado' de Pedro, Santiago Cafiero y Cecilia Todesca, del equipo más cercano a Alberto Fernández
Juan Courel, Eduardo 'Wado' de Pedro, Santiago Cafiero y Cecilia Todesca, del equipo más cercano a Alberto Fernández

Sobre educación y salud, el candidato que llevó en su equipo al rector de la Universidad de Hurlingham, Jaime Percyk, por tercera vez se expresó después de Macri lo que potenció su estrategia de polarización. Justo en este tema, como en economía, suele confrontar tanto con el presidente como con María Eugenia Vidal, gobernadora de Buenos Aires, a caballito de un par de desafortunadas frases de los dos. “Si hay dos cosas que no atendió el gobierno de Macri fue la salud y la educación. Los hospitales entraron en crisis, los insumos y las vacuna entraron en crisis y volvieron a aparecer enfermedades que no creíamos que volverían”, consideró tras recordar que el ministerio de Salud hoy tiene estatus de secretaria. Y lo calificó como quien “piensa que hay gente que tiene la desgracia de caer en la educación pública y tiene una gobernadora que cree que no hacen falta universidades en el interior porque los pobres no llegan a la universidad”.

Con el índice en alto, chicaneó: “Me gustaría que estos liberales hubieran aprendido de Alberti y de Sarmiento y hubieran aprendido la importancia de la educación pública”. Puso como ejemplo al rector de la Universidad de Buenos Aires, Alberto Barbieri, “primera generación universitaria de una familia que trabaja”. Y apuntó a la ciencia y la tecnología. “Explíqueme por qué trató tan mal al Conicet, a nuestros científicos y a nuestros investigadores”.

Cerró el bloque Alberto Fernández: “Pensé que íbamos a hablar en serio pero el Presidente sigue mintiendo y diciendo disparates. No lo sabe pero el presupuesto educativo cayó desde el 2015 hasta hoy un 40 %. En ciencia y tecnología cayó un 43%. Si tanto ve ahí el futuro Presidente apueste un poco más. Sólo lo dice, no lo hace”.

“Ay presidente, ay presidente, los abuelos no tienen celulares, no pueden pagarlo. Si le preocupa la salud le cuento que el 23% del presupuesto de la salud cayó” se mostró indignado Fernández. “Para los usureros todo, para la salud de la gente nada”, criticó con movimientos de su cabeza de derecha a izquierda y apenas mirando el reloj para cerrar en horario.

El final, para el slogan de campaña

 
Al terminar, Fernández se fue abrazado con Juan José Gómez Centurión (foto Adrián Escandar)
Al terminar, Fernández se fue abrazado con Juan José Gómez Centurión (foto Adrián Escandar)

Por sorteo, el candidato del Frente de Todos, tuvo su último minuto en el último bloque justo después de Macri que evidentemente en la pausa pensó cómo dejarlo pegado al kirchnerismo y aprovechó el gesto habitual de Fernández de alzar su índice para señalar y cuestionar. No le respondió a eso, cumplió con su plan: “¡Dos mil puntos de riesgo país y hemos vuelto al mundo! ¡Qué raro lo que dice el presidente!” intentó mostrarse sorprendido Fernández que sin embargo esta vez no levantó su dedo. “Otra vez nos endeudamos, cerraron empresas, dejaron gente sin trabajo, lo que hacen siempre”, enumeró con algo de fastidio. Y buscó dejar un mensaje positivo: “Somos un pueblo maravilloso, de gente que enseña que aprende, empresarios que dan trabajo. Estoy seguro que entre todos y todas podemos cambiar la Argentina, podemos ponerla de pie, darle trabajo a todos”, dijo con la vista fija en la cámara con su lema de campaña.(Fuente: infobae)

Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner. FOTO: NA PRENSA ALBERTO FERNÁNDEZ.

El candidato presidencial del Frente de Todos fue tajante: la senadora tendrá "cero injerencia" en la formación del futuro Gabinete.

 

Con una competencia pos PASO algo desigual y casi decidida hasta para los oficialistas que tienen los pies sobre la tierra, se han empezado a posar los ojos en la relación política entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner, si es que este 27 de octubre ratifican los resultados de agosto. Esta semana, en declaraciones radiales, el candidato presidencial del Frente de Todos fue tajante: CFK tendrá "cero injerencia" en la formación del futuro Gabinete, dijo AF, para enseguida aclarar que sí van a trabajar juntos teniendo en cuenta la experiencia y el liderazgo de la ex presidenta. Al igual que la fe de quienes en el macrismo consideran que “Sí se puede”, se puede creer o no en lo que asegura el número uno de la fórmula del FdT, puesto allí por su vice, algo que no tiene antecedentes en la historia argentina y universal. Pero dejemos de lado la cuestión del creo y analicemos evidencias. Acaso la más irrefutable de ellas sea el propio Alberto. Tras ser miembro fundador del kirchnerismo y abandonarlo en 2008 tras la derrota de la 125 y el asomo de la ley de medios, AF mutó a un férreo crítico K, a veces rozando la crueldad, en especial con ella. Tras trabajar con Scioli, Massa y Randazzo, Fernández regresó a CFK luego de la derrota electoral que en 2017 igual la llevó al Senado. Tiempos en los que el vanidoso PRO y el atomizado peronismo daban por hecha la reelección de Macri. Esa vuelta de Alberto y sobre todo su unción como presidenciable fue tal vez el primer sapo que debió tragarse Cristina para tener chances de ganarle a Cambiemos y volver al poder. Como se suele decir en el PJ: sin ella no se podía, con ella no alcanzaba. A partir de allí, AF se dedicó a tejer para sumar dirigentes que, como él antes, habían roto con la jefa. Una lista a boca de jarro por orden de aparición: Donda, Solanas, Navarro, Pérsico, Katopodis, Zabaleta, gobernadores (Manzur, Uñac, Perotti), Massa, Randazzo… Pero el gran sapo para CFK no estaba en el peronismo. Primero en privado y luego ante una selección del círculo rojo en el Malba, Alberto proclamó su buen vínculo con Héctor Magnetto, el todopoderoso hombre de Clarín. Tampoco debió pasar desapercibido para ella, pese a que estaba en Cuba con su hija Florencia, el homenaje que su candidato hizo días atrás al fallecido Esteban Righi, el ex procurador que pegó el portazo luego de que lo escrachara Amado Boudou, vice y favorito de CFK. Si fuera por estas muestras de autonomía, quizás haya que creerle a Alberto. O quizás sea una estrategia de campaña, que se pondrá a prueba cuando llegue el turno de gobernar y ejercer el poder. Ese momento en el que el peronismo suele tornarse impiadoso. (Fuente: pefil.com).

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTEESAR

Miguel Angel Pichetto, en el reportaje con Jorge Fontevecchia. FOTO: PABLO CUARTEROLO

El candidato a vicepresidente afirma que Cristina Kirchner "está relacionada con Cuba y Venezuela" y por eso Alberto Fernández no puede dar una opinión firme sobre la dictadura chavista.

 

Después de que el número 2 del poder venezolano, Diosdado Cabello, celebrara en televisión que “soplan brisitas bolivarianas” en Argentina, Miguel Ángel Pichetto aseguró que Cristina Kirchner mantiene vivos sus vínculos con las dictaduras de Cuba y Venezuela y dijo que no descarta la posibilidad de que haya "operadores cubanos dentro de la estructura del kirchnerismo más duro”. El candidato a vicepresidente de Juntos por el Cambio y compañero de fórmula de Mauricio Macri dijo a CNN Radio que “la señora manda” en el Frente de Todos y que “la señora está relacionada con Cuba y Venezuela”. “Yo creo que el poder en las sombras es muy claro, es ella”, afirma Pichetto, para explicar que Alberto Fernández “no puede dar a conocer su opinión verdadera, porque los lazos que unen a la Venezuela de Maduro y al proyecto cubano con el kirchnerismo son muy fuertes”. Elisa Carrió asegura que "Cristina Kirchner se reúne con los rusos en Cuba para el hackeo electoral" “Cuidado con volver a ser el pulmotor de Venezuela y de Cuba”, advirtió el senador rionegrino. “Yo no tengo elementos concretos, porque esto sería un elemento más para la inteligencia de Estado, pero no descartaría que haya operadores cubanos ya en la Argentina ahora operando, dentro de la estructura del kirchnerismo más duro”, alertó Pichetto, en sintonía con las declaraciones que Elisa Carrió hizo semanas atrás. Según la diputada, los viajes de la expresidenta a Cuba no tienen como único motivo visitar a su hija, Florencia, que se encuentra allí bajo tratamiento médico, sino que asiste a reuniones “secretas” con representantes del gobierno de Vladimir Putin, que a su vez, trabajan para "sostener la dictadura de Nicolás Maduro". "No es solo por Florencia, ella viaja a Cuba para reunirse con Rusia, con la gente de Putin, que está trabajando en Venezuela, es aliado de Maduro y también está trabajando para el kirchnerismo acá en la Argentina", dijo Carrió. (Fuente perfil.com)

 

Alberto Fernández, candidato a presidente por el Frente de Todos (Foto: Gustavo Gavotti)

El candidato del Frente de Todos analizó la campaña electoral y criticó con dureza al gobierno de Mauricio Macri:

 

“Causó un desastre económico, le pedí que cuide las reservas y pierde 100 millones de dólares diarios”. También habló del tema Venezuela: “La cantidad de gente que emigró da cuenta de una situación muy crítica”.

El candidato a presidente por el Frente de Todos, Alberto Fernández, hizo esta mañana un amplio repaso por el escenario político y cuestionó severamente al actual gobierno nacional por las políticas económicas que implementó. Además explicó el rol de Cristina Kirchner en la estructura que está conformando para su posible llegada a la Casa Rosada.

Al ser consultado sobre la participación de la ex jefa de Estado en el armado de su futuro (y eventual) gabinete, Fernández fue contundente: “Va a tener cero injerencia”, respondió en la entrevista que le realizó Luis Novaresio en radio La Red. “Es una pregunta recurrente, un tema que no me inquieta en lo más mínimo. Ahora, si la pregunta es si voy a trabajar con ella, es sí, porque es una mujer con ocho años de experiencia, y una dirigente de envergadura que puede ayudar mucho”, amplió.

En relación a la situación del país, sobre todo en materia económica, puntualizó que el gobierno de Mauricio Macri "terminó con tres o cuatro precios de dólar, con el contado con liqui subiendo; hay un desbande muy grande. Lo único que le pedí cuando hablamos es que cuide las reservas y parece que lo hiciera adrede; está perdiendo 100 millones de dólares diarios. Espero que dios no permita que siga haciendo lo que está haciendo”.

En este punto, comparó la actual crisis económica del país con la salida de la convertibilidad, en enero de 2002. “Cuando miro el presente siento una suerte de deja vu, siento que estoy volviendo a entrar en la Casa de Gobierno en mayo de 2003, porque Macri ha generado un escenario similar al que generó la salida de la convertibilidad en la Argentina. Cuando mirás aquellos años se generó un aumento sustancial de la pobreza, de la desocupación, igual que Macri; se generó una devaluación del 400%, ahora Macri hizo una devaluación del 500%, y las reservas eran de entre 10 y 11 mil millones de dólares, que es lo que Macri con mucha suerte va a dejar en diciembre”.

 
 
Alberto Fernández y Cristina Kirchner
Alberto Fernández y Cristina Kirchner

"El país está virtualmente defaulteado”, consideró Fernández, y agregó: “Es una situación de enorme gravedad, aunque el Presidente está de caravana dando discursos y no se da cuenta. No sé si alguna vez se dio cuenta del desastre que hizo, es inconmensurable”.

Durante otro pasaje de la entrevista, el ex jefe de Gabinete durante la gestión de Néstor Kirchner se refirió a Venezuela y un posible cambio en la política exterior de Argentina en el caso de ganar las elecciones. “El problema no es dónde está Argentina, si está o no en el grupo Lima, sino lo que dice. Uno puede estar allí y pedir que ayudemos a Venezuela a encontrar una salida y no promover una intervención como lo ha hecho una parte del grupo de Lima”, analizó.

En este sentido, amplió: “Hay que intentar que los venezolanos encuentren una salida, porque el informe de (Michelle) Bachelet, la cantidad de gente de emigró, dan cuenta de una situación crítica, que se potencia por un bloqueo espantoso que hace más difícil la situación. Si generan un bloqueo para generar hambre no vengan con ayuda humanitaria, es una canallada. Tenemos que hacer algo para que Venezuela recupere el diálogo, para que las instituciones funcionen y los venezolanos puedan volver a su país, por eso mi posición es parecida a la de México y Uruguay”.

Por otro lado, a poco más de tres semanas para las elecciones, y a pesar de señalar que “ninguna elección se define hasta que se cuente el último voto”, se mostró confiado en repetir el resultado de las últimas PASO, donde el Frente de Todos se impuso con comodidad al oficialismo. “En las primarias hubo una enorme diferencia, las encuestas dicen que esa diferencia se amplió, y la idea es tratar de conquistar la adhesión de la mayor parte de los argentinos”, dijo. “Veo que las encuestas parecen decir que no habrá segunda vuelta”, reafirmó.

Ante la consulta sobre su eventual equipo en el caso de imponerse en los comicios, y más allá de la definición sobre el rol de Cristina Kirchner, Fernández destacó las figuras de Florencio Randazzo, Daniel Arroyo, María Eugenia Bielsa, Gustavo Beliz. También a Roberto Lavagna, que compite asimismo por la presidencia. “No tengo complejos de inferioridad, quiero un ministro de Economía fuerte, que pueda resolver y decidir, eso lo aprendí de Lavagna”, señaló.(Fuente: infobae.com)

 

Jorge Fontevecchia entrevistó a Guillermo Nielsen y Axel Kicillof FOTO: MARCELO ABALLAY Y PABLO CUARTEROLO

El candidato bonaerense del Frente de Todos apuntó al oficialismo, por las réplicas a su frase de que "la gente vende droga porque se quedó sin laburo". Reuniones con Alberto y Cristina.

 

Todavía en medio del volcán político que generó en la campaña su frase de que "en la provincia hay gente que se dedica a vender droga porque se quedó sin laburo", el candidato a gobernador bonaerense del Frente de Todos, Axel Kicillof, dijo este miércoles 9 de octubre que el macrismo "arma una campaña sucia" en su contra "tergiversando lo que dije sobre el narcotrafico". "En estos días, me acusaron de los más graves delitos. No nos vamos a sumar a la campaña sucia", se quejó el ex ministro de Economía de Cristina Fernández de Kirchner en sus redes sociales. Como se sabe, luego de sus declaraciones televisivas sobre desempleo y narcotráfico, el candidato recibió una catarata de críticas desde el oficialismo, con el presidente Mauricio Macri, la gobernadora María Eugenia Vidal y el senador Miguel Pichetto a la cabeza. Todos ellos le adjudicaron a su frase un tono "a favor de los narcos", destacando los "peligros sobre la provincia" en caso que Kicillof llegue al gobierno, porque "habrá vía libre para el narcotráfico". Vidal le responde a Kicillof: "Decir que la pobreza lleva al narcotráfico es estigmatizar la pobreza" La magnitud de esas críticas obligó a Kicillof a hablar de "tergiversación", recalcando en cada micrófono que "de ninguna manera quiso mostrarse a favor de la venta de drogas ni justificarlo", y sosteniendo que el macrismo "solo busca demonizarlo en base a una campaña sucia para que no se hable de economía". Al respecto, publicó este miércoles una serie de tuits sobre el tema, llamando a "no sumarse a la campaña sucia" y que la mejor respuesta sería "llenar las urnas de votos el 27 de octubre".

Según destacó la agencia Noticias Argentinas, la polémica se filtró al interior del Frente de Todos, con Kicillof hablando el tema tanto con Alberto Fernández como con Cristina Kirchner, pero que "ambos le manifestaron que no se preocupara porque había sido clara su respuesta". En el entorno del actual diputado nacional del Frente para la Victoria insisten en que hay una "tergiversación total" de sus dichos, con el objetivo de "demonizarlo" ante los votantes de clase media. "Ya lo intentaron en la primera etapa de la campaña cuando lo tildaron de marxista y cuando dijeron que con él iba a gobernar La Cámpora, y no les funcionó. Perdieron por 20 puntos. No se entiende porque pretenden usar la misma estrategia de inventar fantasmas", señalaron allegados al candidato a gobernador bonaerense citados por NA. "No vale cualquier cosa por ganar un voto", lamentaron.

La campaña hacía las elecciones del 27 seguirá su marcha este jueves 10 de octubre en Bahía Blanca, en tanto que el viernes Kicillof desembarcará en varias localidades de la sección electoral cinco, con destino final Mar del Plata. Allí, el economista intentará apuntalar las chances electorales de la candidata a intendenta de General Pueyrredón Fernanda Raverta, su compañera en la Cámara de Diputados e integrante de La Cámpora. Patricia Bullrich cruzó a Axel Kicillof por su frase sobre los narcos y un cura lo defendió "Vamos a bancar a nuestros candidatos porque queremos ganar la mayor cantidad de intendencias posibles. En Lezama y Maipú estamos muy cerca, lo mismo en Dolores. Queremos ganar Bahía Blanca, Olavarría, Junín. Y estamos acompañando a Constanza Alonso para recuperar Chivilcoy", señalaron las fuentes consultadas. Este último no es un municipio más, ya que corresponde al pago chico del ex ministro de Transporte Florencio Randazzo, flamante incorporación de Alberto Fernández al Frente de Todos, y con un pasado reciente de desencuentros con el cristinismo. Con la visita de Kicillof no se descarta una foto con Randazzo, cerrando casi cuatro años de distanciamiento. (Fuente:perfil.com). 

 

 

Mauricio Macri brindó un discurso desde el palco montado frente a Barrancas de Belgrano. FOTO: PABLO CUARTEROLO

En una multitudinaria marcha de #SiSePuede en Tucumán, el presidente replicó los dichos de Axel Kicillof, quien vinculó a la pobreza con la venta de drogas.

 

En campaña en San Miguel de Tucumán, el presidente Mauricio Macri replicó al candidato a gobernador bonaerense del Frente de Todos, Axel Kicillof, por haber dicho que mucha gente se vuelca a la venta de droga cuando se queda sin perspectiva laboral. "Digan los disparates que digan vamos a seguir batallando a contra el narcotráfico hasta el final", sentenció, y agregó: "No queremos más droga en nuestras familias, queremos cuidar a nuestra familia, y que Dios nos ilumine en esa batalla". El mandatario dijo esto en una nueva marcha masiva del #SISEPUEDE en Tucumán en la que prometió que, en caso de ser reelecto, comenzará "una nueva etapa" con "foco en el alivio" del "día a día" de la gente. "Comienza una nueva etapa donde vamos a poner foco en el alivio en el día a día de ustedes. Empieza el crecimiento, la generación de trabajo, la mejora del salario. Para todo eso necesitamos estar más juntos que nunca", resaltó el candidato presidencial de Juntos por el Cambio ante miles de simpatizantes del oficialismo. Estuvo acompañado por los dirigentes provinciales de Juntos por el Cambio Domingo Amaya, José Cano y Silvia Elías de Pérez. Ante cientos de seguidores, Macri reconoció que "el último año y medio fue muy duro" y que eso provocó una pérdida de votantes "que comparten nuestros valores". En ese sentido, le pidió a los "convencidos" que hagan el esfuerzo de militar para recuperar los votos de los "amigos, familiares y compañeros de trabajo" que años atrás Cambiemos retenía. "A ellos que comparten nuestros valores y por ahí hoy, porque este ultimo año y medio ha sido muy duro, especialmente para ustedes la clase media. Y eso los enojó con razón. Pero ahora viene el crecimiento, ahora viene el alivio", se esperanzó. (Fuente perfil.com). 

 

Page 5 of 29

ElDiarioDeseadense el Portal Virtual más visto en la Patagonia. Con la noticia al instante en el momento preciso del día.

6713477
ahora
Visitantes Online
5624
6713477

Tn en Vivo

Template Settings

Theme Colors

Blue Red Green Oranges Pink

Layout

Wide Boxed Framed Rounded
Patterns for Layour: Boxed, Framed, Rounded
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…