«El gobierno tiene mucho que explicar»

Denuncian «vacunatorio VIP» en Calafate: fue un «intercambio de insumos», dice el gobierno

«El gobierno tiene mucho que explicar», dijo este lunes la diputada nacional del PRO Graciela Ocaña al solicitar la investigación de un envío de vacunas contra el Covid-19 hacia la localidad santacruceña de El Calafate.

El gobierno nacional respondió de inmediato, diciendo que el traslado en un avión comercial de 60 dosis desde el Hospital Posadas hacia el Hospital de Alta Complejidad El Calafate fue parte del intercambio «habitual» que se desarrolla entre los hospitales dependientes del Estado nacional.

«En este caso, se trató de un envío complementario de dosis solicitado por las autoridades del hospital SAMIC. El intercambio de insumos entre hospitales dependientes de la órbita nacional es habitual», reconoció el Ministerio de Salud a PERFIL.

De acuerdo a la denuncia presentada por caña, que recayó en la fiscalía número 3 a cargo de Eduardo Taiano, un avión comercial de Aerolíneas Argentinas llevó 60 dosis de la vacuna Sputnik V el pasado 23 de enero a las 8.40 desde Ezeiza.

En este sentido, el ministerio de Salud explicó que el envío de las dosis desde el Hospital Nacional Posadas al Hospital Nacional SAMIC de El Calafate fue «a pedido de las autoridades del hospital SAMIC» y se trató de «una partida de 10 (diez) dosis compuestas de 2 (dos) viales multidosis, de cinco dosis cada uno, de vacunas Sputnik V, componente 1, número de lote 486081120R».

«Dicha partida fue trasladada ese mismo día a través de un vuelo comercial de Aerolíneas Argentinas que partió del Aeropuerto Internacional de Ezeiza. Las provincias de Santa Cruz y Tierra del Fuego reciben todas las vacunas por vía aérea, en vuelos comerciales o aviones sanitarios», aclaró el ministerio, dirigido por Carla Vizzotti.

Según la denuncia presentada por Ocaña, en el vuelo habría viajado el jefe de la central de monitoreo del Hospital Posadas, por lo que la Justicia analiza ahora si incluir el expediente en la causa por el presunto «vacunatorio VIP» que organizó el Ministerio de Salud con personal de ese establecimiento médico.

Eduardo Valdés: «No voy a darme la segunda dosis, no le robo vacunas a nadie»

Qué dice la denuncia de Graciela Ocaña

De acuerdo a la denuncia, casi sobre la hora del despegue del avión, una autoridad de la aerolínea de bandera se comunicó con agentes de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) para solicitar que permitieran el ingreso de un funcionario del ministerio, pedido que fue concedido y que provocó una demora del vuelo.

El funcionario ingresó con una refrigeradora que pasó por un escáner destinado al control de la tripulación, y se detectó que contenía dosis de la vacuna rusa, indica la denuncia.

«De confirmarse estos hechos, es evidente que la sustracción de las 60 dosis tuvo por objetivo proveer a algún vacunatorio VIP, constituyendo una nueva modalidad de la apropiación indebida de medicinas que debe suministrarse a las poblaciones de riesgo, para beneficio de amigos del poder o directamente integrantes del gobierno», señaló la denuncia de Ocaña.

En declaraciones televisivas, Ocaña dijo que quiere saber «quiénes fueron los beneficiarios» de las 60 dosis, que originalmente tenían como destino al Hospital Posadas de El Palomar, en Morón.  «Es inentendible por qué se hizo esta manipulación por fuera del envío», expresó, y agregó: «Estos robavacunas le hacen un daño enorme a toda la sociedad».

Fuentes del gobierno nacional recordaron a PERFIL que las leyes de protección de datos impiden dar nombres de quienes recibieron esas 60 vacunas contra el Covid.(perfil.com)